Macron recalculó pero los chalecos siguen atentos

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anunció que subirá en 100 euros el salario mínimo y que bajará impuestos a los pensionistas y a los trabajadores, en un discurso en el que trató de responder a las demandas del movimiento de los «chalecos amarillos». Así, Macron reconoció que sus palabras «han herido a algunos» en el pasado y consideró justificado el descontento que han provocado las protestas, por lo que anunció que decreta un «estado de emergencia económico y social» para hacerle frente. En una intervención televisada de 13 minutos de duración, admitió que el país afronta «un momento histórico» y pidió a las grandes empresas que participen en el esfuerzo necesario para cambiar la situación. Por su parte, desde los «chalecos amarillos» expresaron que «levantamos el pie del acelerador, pero seguimos atentos».