Cooperativismo

Apuntes sobre el oficio de escribir

Tiempo de lectura: ...

«Sólo a través del descreer de la realidad es que podemos contar algo que sea verdadero, y eso es lo que me permite inventar historias», manifestó el poeta y novelista Osvaldo Bossi en la charla titulada Los narradores comparten su producción, realizada en la sala Meyer Dubrovsky del CCC. También formó parte de la mesa la escritora entrerriana Selva Almada. A cargo de la coordinación estuvieron Natalia Romero y Maximiliano Cosentino, integrantes del Espacio Juan L. Ortiz, organizador de la actividad. ¿Cuál es la diferencia entre poesía y novela? ¿En qué momento del proceso creativo el narrador decide dar por terminada su trabajo? ¿Qué papel juega la experiencia de vida en la escritura?, fueron algunos de los disparadores de la charla.
«La poesía y la narrativa exigen una disciplina, tener paciencia y también soledad, trabajando aun con las dificultades que tiene la vida», señaló Bossi antes de leer unos fragmentos de Yo soy aquel, novela autobiográfica. Bossi tiene también una nutrida obra poética donde se destacan Tres, Fiel a una sombra y El muchacho de los helados y otros poemas, entre otras. Sobre la pregunta respecto de la relación entre escritura y experiencia cotidiana, Bossi subrayó: «Escribir me fue abriendo, me ayudó mucho a pensar, a sentir; es la fuente que me acerca a este mundo. Sólo escribiendo se puede conocer». Por su parte, Almada, autora de novelas como El viento que arrasa y Ladrilleros, y el libro de cuentos Una chica de provincia, leyó algunos segmentos de Chicas muertas, su primer libro de no ficción que combina recuerdos personales con la investigación de tres feminicidios ocurridos en el interior del país durante la década del 80. «Siempre uno tiene la primera versión de lo que escribe, corrige y trabaja; pero también hay un momento en que uno decide no corregir más», afirmó Almada, y destacó la necesidad de que «haya una distancia» sobre el texto «para luego volver con una mirada desapegada» y modificar lo que haga falta.