Cooperativismo | COOPERATIVA TECNOLÓGICA

Cartografía de lo invisible

Cambalache lleva ocho años combinando la geografía con la solidaridad mediante la creación de software de mapas sobre problemáticas sociales.

Ubicación. Los integrantes de la cooperativa trabajan en la creación de herramientas geográficas precisas.

Cambalache se comenzó a gestar en los pasillos de la Universidad de Buenos Aires en 2014, cuando Patricia Cirilo, estudiante de Geografía, se sumó a su compañero de cursada, Cristian Worne, para un proyecto de la Asociación Civil a la que este pertenecía: «Trabajaba con gente en situación de calle y a Cristian se le ocurrió hacer un mapa con lugares para bañarse y vestirse para las personas que están en las calles. Entonces lo ayudé a hacer el mapa. Era interesante no solo hacer un mapa impreso, sino también ponerlo en la web para que los vecinos del partido puedan acceder», relata Cirilo, tesorera de Cambalache.
Así comenzó la búsqueda de una fuente de financiamiento, que no llegó hasta el año siguiente: «En 2015 conocimos a Cambá –en ese momento Banquito de Software–, y a Jonathan Katz, un compañero, que nos dijo: “Nosotros lo hacemos de onda, somos una cooperativa tecnológica y dedicamos veinte horas mensuales a hacer trabajo solidario”», agrega Cirilo.
A la propuesta le siguió un asado en conjunto con los chicos de la cooperativa, y todo pareció encontrar su lugar: «Le preguntamos a Jonathan cómo era la cooperativa y sentí que había que hacer algo parecido», dice Worner, el presidente de la entidad.

Todos solidarios
El cooperativismo cuadraba con todo lo que buscaban en ese momento, como señala Cirilo: «Se abrió una ventana que no sabía que existía. Me entusiasmó que todos fueran solidarios», y así se comenzó a gestar oficialmente Cambalache, siguiendo uno de sus objetivos principales, que es garantizar que los asociados puedan vivir de lo que hacen.
Mediante capacitaciones, cursos, y también prestando sus servicios de soluciones SIG (Sistema de Información Geográfica) –como la creación de bases de datos geoespaciales y cartografía, geomarketing, Infraestructura de Datos Espaciales (IDE)–, Cambalache también busca darle un nuevo espacio al ejercicio de esta ciencia: «Generar un espacio donde se pueda hacer geografía, que sea alternativo a los que se conocen en el palo: o laburás para una empresa privada o para el Estado».
Además, mediante el uso de un software libre, buscan que todos puedan acceder o aprender, sin necesidad de pagar licencias costosas. Una de las herramientas que destacan desde la cooperativa es el curso «Mapea tu causa» que está «destinado a organizaciones sociales o a personas que estén interesadas en analizar o trabajar con conflictos territoriales y es una herramienta de planificación participativa: el mapa como una herramienta para visibilizar un conflicto».
Worne manifiesta que el trabajo social y solidario también se ve reflejado en gran parte de las tareas de la cooperativa, como es el caso del «Mapa veterinario». «Es una herramienta para poder ayudar a los perros que no tienen hogar, buscamos lugares que tengan atención veterinaria, castración o vacunación gratuita o de bajo costo y los centramos en un mapa», detalla a su vez Cirilo, que pensó el proyecto a partir del rescate de su propia mascota.
La cooperativa elige a quién ofrecer sus servicios basándose en sus valores. Por ejemplo, no trabajan para organismos extractivistas, de agronegocios o que se centren en barrios privados. De esta manera, se inclinan hacia la ayuda solidaria y social, buscando soluciones y maneras para facilitar las herramientas a quienes normalmente no podrían acceder a este tipo de servicios o formación, como asegura uno de sus lemas: «Por un mundo donde quepan todos los mundos».


Texto y foto: ANSOL

Dejar un comentario

Tenés que estar identificado para dejar un comentario.