Cooperativismo | Encuentros

De una necesidad, un proyecto

Al sur de la provincia de Buenos Aires, en la localidad de Felipe Solá, la filial Darregueira del Banco Credicoop y la cooperativa La Emancipación inauguraron un cajero automático, un proyecto al que sus habitantes consideran «un sueño» y que fue posible por la unión del trabajo entre «cooperativas hermanas».
Para poner en contexto, la ruta 76 atraviesa, en un tramo de poco más de 50 kilómetros desde Darregueira, los pueblos Bordenave y Diecisiete de Agosto hasta llegar a Felipe Solá, los tres recostados sobre las estaciones del ferrocarril que hace tiempo dejó de transportar pasajeros y dejó aislados a sus habitantes. Allí, donde el asfalto termina y comienza el camino de tierra, el cajero automático llegó para brindar una solución y mejorar la calidad de vida de su gente.
«Los pueblos se fueron creando cada 16 kilómetros y en esa línea recta que los une no hay bancos ni tampoco había cajeros», graficó Matías Lázaro, gerente de la filial Darregueira y explicó que «son pueblos de entre 700 y 1.500 habitantes, que se debían trasladar, tomar un remís ida y vuelta para poder, por ejemplo, cobrar una jubilación».
De una necesidad concreta surgió el proyecto y ambas entidades asumieron el compromiso. La cooperativa de consumo La Emancipación adecuó el local donde funcionaba antes la panadería de su supermercado La Mutual; Credicoop entregó el cajero e instaló lo referido a seguridad; el municipio provee de personal policial para el momento de la carga; y la cooperativa se encarga de abastecer el efectivo, lo que se denomina «carga delegada».
El cajero permite sacar dinero, validar claves, hacer transferencias y pagar impuestos, «brinda solución a la gente que vive no solo en los pueblos, sino en la zona de influencia, gente de campo que tenía que viajar a veces 100 kilómetros para llegar», resumió Lázaro. Y señaló que «para Felipe Solá también significa un impulso a la economía local». 
Héctor Green, presidente de la Comisión de Asociados de la entidad bancaria sostuvo en el acto inaugural que el proyecto es parte de un compromiso «para dar respuesta a los vecinos y permite visualizar y poner el acento en los valores y principios cooperativos de ayuda mutua, una actitud receptiva y la responsabilidad social en la búsqueda de soluciones y beneficios para nuestra comunidad».
Por su parte, Fabio González, consejero de La Emancipación, productor zonal y partícipe de la iniciativa resaltó que se trató de «un verdadero acto cooperativo» pensado en las necesidades de las localidades. También agradeció a la «hermana cooperativa Credicoop con la que trabajamos mancomunadamente». En tanto que Miguel Ángel Rodríguez, gerente de la cooperativa, señaló que «esta obra hizo realidad un pedido de la zona rural, de tener un servicio bancario que se concretó gracias al banco».
Participaron del evento integrantes del Consejo de Administración de ambas entidades, miembros de la Comisión de Asociados del Banco Credicoop; el intendente del municipio de Puán, Facundo Castelli; delegadas municipales; miembros del Concejo Deliberante; y vecinos.