Cooperativismo

Diálogos con Forster

La subjetividad y sus laberintos. Conversaciones con Ricardo Forster, libro del escritor y periodista Alberto Catena editado por Desde la Gente, se presentó en la sala Raúl González Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación. Acompañaron al autor Edgardo Form (gerente general del IMFC y legislador porteño), Jorge Testero (editor de Desde la Gente) y Ricardo Forster (filósofo, ensayista y secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional del Ministerio de Cultura de la Nación). La obra –parte de la colección Argentina Debate– está integrada por diálogos que mantuvo Catena con Forster, que incluyen anécdotas de infancia del entrevistado; el análisis de la actualidad para entender la novedad del kirchnerismo como «ruptura» pero también como proceso acorralado por sectores conservadores; y el abordaje de pensadores centrales de la filosofía.
«Hay un relato vivo, cálido, distendido, en el cual vamos incorporándonos paulatinamente a la intimidad del entrevistado, después pasamos a los grandes temas, pero tratados con una riqueza de lenguaje extraordinaria», señaló Form. «En estas 128 páginas –agregó– uno va recorriendo, desde algunos capítulos esenciales del pensamiento filosófico, los autores clásicos hasta el análisis agudo, desde la mirada de un filósofo, de la problemática de la Argentina, de América Latina, pasando por la interpretación de lo que se entiende acerca del populismo».
Por su parte, Testero comentó que el objetivo de la colección de Ediciones Desde la Gente es  «hacer llegar a lectores del movimiento cooperativo literatura latinoamericana en libros de formato pequeño y ágil, con el fin de hacer conocer el trabajo y el pensamiento de protagonistas que intervienen en la política y en el debate de ideas en el ámbito nacional y popular». A su turno, Catena manifestó: «Esta colección en particular me ha dado un gusto muy especial que fue, justamente, conocer y ponerme en contacto con algunos intelectuales que admiro mucho, y que, al tener ese desafío por delante, me han obligado a leer con mucho gusto su obra, para no ir desguarnecido a la entrevista y sacarle el mayor partido posible». Forster, en tanto, afirmó: «Si hay un mérito en este libro es la capacidad de Alberto de generar una conversación, de tocar finamente los puntos que le dan contenido, intensidad a lo que tiene que ser un camino que concluya, en este caso, en un libro». Y agregó: «Me sorprendió muy gratamente que hubiera leído muchas de las cosas que yo había escrito, las conocía, y eso generaba la posibilidad de un diálogo reflexivo, crítico, una aventura, porque cuando dos personas se encuentran y las palabras fluyen, se produce algo extraordinario que es la posibilidad de un diálogo que va llevando hacia distintas posibilidades». Sobre el formato de la entrevista, Forster subrayó: «Me permitió hacer algo que a mi cada día me gusta más y me produce más emoción que es ir hacia la infancia. Creo que para pensarnos, para discutirnos, para mirar el mundo, recorrer hacia atrás con ojos nostálgicos algunos momentos fundamentales de la vida es algo imprescindible».

Testero, Catena, Forster y Form, en la sala González Tuñón del CCC.