Cooperativismo

El poder judicialen dictadura

En el marco de la semana de los Derechos Humanos se llevó a cabo en la sala Jacobo Laks del ccc Floreal Gorini la charla Memoria, Verdad y Justicia. Complicidad del Poder Judicial. Del encuentro, coordinado por Sofía Lanzilotta, investigadora del departamento de Derechos Humanos del CCC y autora de un libro sobre la temática junto con Lucía Castro Feijóo, participaron Tomás Ojea Quintana (querellante en la causa por la complicidad de la empresa Ford en la última dictadura y ex Relator Especial de Derechos Humanos de la ONU); Carlos Cruz (profesor de Derecho de la UBA, expresidente de la Asociación de Abogados y conjuez de la Cámara Federal de Casación); y Luis Niño (juez, integrante de la nueva Cámara de Casación quien trabajó en el ámbito judicial durante la última dictadura). En la apertura, Lanzilotta subrayó la importancia de «realizar un homenaje a los juristas que de algún modo resistieron o hicieron algo distinto a la norma de aquellos años de dictadura». Ojea Quintana, en tanto, afirmó: «Vemos un sinnúmero de juicios a lo largo y ancho del país a partir de la nulidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, y eso por un gobierno que decidió poner recursos y compromiso político». Por su parte, Cruz reflexionó sobre los abogados desaparecidos entre los años 1974 y 1983. Señaló que «estos colegas no eran jóvenes románticos, en la mayoría de los casos eran cuadros políticos comprometidos con su tiempo». En esa línea, Niño destacó que «hubo quienes supieron, dentro de las posibilidades del momento, llevar adelante investigaciones». Reconoció, en ese sentido, la actuación de Carlos Alfredo Oliveri (de quien Niño fue secretario en aquellos años), nombrado juez por el propio gobierno militar y quien, sin embargo, llegó a la conclusión de que había una política de desaparición forzada de personas.