Encuentros

Discépolo infinito

Sergio Pujol, historiador y ensayista, disertó sobre Enrique Santos Discépolo en el marco del ciclo «El tango, esa posibilidad infinita», del CCC. A cargo de la entrevista estuvo Matías Mauricio, investigador del Departamento de Tango del CCC. «De este “hombrecito gigante”, como lo llamaba su amigo Homero Manzi, a mí me gusta decir que es una suerte de saltimbanqui, nuestro saltimbanqui de arrabal», dijo Mauricio. Pujol destacó los motivos por los que eligió al creador de «Cambalache» y no a otros músicos como Aníbal Troilo o Roberto Goyeneche. «Me pareció “tentacular” y un “poliedro”», afirmó Pujol. «Es decir –añadió el historiador–, es la misma figura, pero se le puede entrar por distintos lados, por distintos costados, era muy rico el personaje». En el marco de su trabajo biográfico, Pujol advirtió que, como Charly García más tarde, «era un autor que tomaba como insumos para sus tangos su realidad circundante». Mauricio destacó que Discépolo «refuta los cánones del tango» y que sus obras «muerden, ladran, vociferan, escupen, como que no están pensadas, como el artefacto canción, para el mercado del ocio, y sin embargo, hay un goce estético cuando uno lo escucha». También hablaron de su militancia política, un recorrido que viró del anarquismo y socialismo a la afiliación peronista. «El espacio político ideológico de él –cerró Pujol– era la izquierda argentina».

Prócer del tango. Mauricio y Pujol dialogaron sobre el autor de «Cambalache».