Encuentros

Un país, dos plazas

La muestra «1 país, 2 plazas», con fotos del artista Guillermo Dorfman y curaduría de Alberto Giudici, se expuso en el CCC Floreal Gorini. «En diciembre de 2019 la historia jugó su encrucijada y dos plazas de un solo país mostraron sus caras. La del 7D de Mauricio; la del 10D de Alberto y Cristina», explicó el autor sobre este trabajo que contiene 40 fotografías sobre dos momentos históricos unidos por la coyuntura política y social, y la plaza como espacio físico. Si bien estas dos fechas representan muy diferentes realidades, el aquí fotoperiodista (Dorfman posee una gran trayectoria con obras en general vinculadas con la Ciudad de Buenos Aires con temáticas como el tango, el fileteado, y una diversidad de íconos y estampas porteñas) trató de plasmar una mirada lo más objetiva posible entre estos dos mundos representados, tanto por su contenido como por la cantidad de fotografías de cada fecha.
Fotos, en su mayoría retratos que dan cuenta de emociones que van de la felicidad al odio, del sentimiento de libertad al de la opresión. Una amalgama que plasma la complejidad argentina de sus habitantes. «Traté de mostrar el clima de cada una de las plazas, documentar dos hechos históricos, como desafío estético de las formas y el color que en esa marea de gente acontecen. Claramente una plaza era de despedida con tintes mezclados de tristeza, alegría, bronca y la otra era puro festejo. Pero no hace falta que aclare que en la historia de este país y del mundo podrían ser totalmente a la inversa». Asimismo, expresó: «El fotoperiodismo  me apasiona desde la adolescencia y no hace falta tener carnet ni pertenecer a ningún medio para ejercerlo. Hay que conocer la herramienta, la técnica fotográfica del reportaje callejero, que va de la mano de la actitud personal de zambullirse en la multitud, rozarla, y en una mínima distancia y en una fracción de segundo, poder captar ese gesto, esa situación , que describa el momento, al mismo tiempo que intentar que sea estético». Las imágenes de banderas, cacerolas y globos; carteles y remeras que rezan frases como «El amor vence al odio», «No fue magia» o «Nunca más», así como «Yegua, puta y montonera», y «Democracia o comunismo, dan cuenta de ello». «El hecho documental y artístico no cambia, el desafío es el mismo. Independientemente de las banderas de los protagonistas», afirmó Dorfman.

Retratos de la grieta. Las fotos de Dorfman se expusieron en la sala Vigo.