Cooperativismo

Estado al serviciode la nación

«La modernidad capitalista está siendo puesta en cuestión por el propio desarrollo y apetencia del capital monopólico, sobre todo por lo que deriva de la especulación financiera, que es el que gobierna en realidad los intereses del mundo», manifestó Pedro Páez, titular de la Superintendencia de Control del Poder de Mercado del Ecuador (SCM), doctor en Economía por la Universidad de Texas y master en Políticas Públicas por FLACSO, en la conferencia magistral que brindó en la sala Meyer Dubrovsky del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, organizada por la Embajada de la República del Ecuador en la Argentina. Durante su disertación, el analista ecuatoriano expuso sobre los alcances de la SCM y la diagramación de una Nueva Arquitectura Financiera Regional en el contexto de la grave crisis financiera global.
«Hay que romper con la dicotomía que plantea el neoliberalismo, con la que nos han bombardeado los últimos 30 años, entre Estado y mercado, que pone al Estado como símbolo de ineficiencia, corrupción y opacidad, y a los mercados, en cambio, como himno a la libertad, la creatividad y la eficiencia, mientras la experiencia muestra lo contrario», dijo Páez. El especialista en Políticas Públicas destacó que el gobierno del presidente Rafael Correa se propone transformar a ese «Estado burgués» en un Estado que sirva al conjunto de la nación. «Y en el caso muy modesto de la Superintendencia –dijo–, queremos hacer lo propio con el mercado. Es decir, impulsar que dentro del mercado, con sus limitaciones, se reivindiquen los derechos de la ciudadanía para que no se generen condiciones de más explotación, de engaño y de exclusión».
Según esbozó Páez, las atribuciones de la SCM implican «organizar el control ciudadano sobre el poder de las grandes empresas». En detalle, las funciones de la SCM apuntan a supervisar el buen funcionamiento de los mercados, a prevenir el abuso de los operadores económicos nacionales y extranjeros y a evitar prácticas contrarias a la competencia que perjudiquen a los consumidores, promoviendo la eficiencia en los mercados, el comercio justo y contribuyendo al bienestar general de los consumidores y usuarios. En el marco de la promoción de la Nueva Arquitectura Financiera Regional (que incluye la creación de un banco de desarrollo de nuevo tipo, un fondo regional de reservas y un sistema de compensación de pagos camino a una moneda regional), Páez dijo que se trata de generar «un proceso de construcción ciudadana de los mercados» y de «poner al ser humano por encima de la codicia del capital». «Esto –concluyó– implica soluciones tanto desde el lado de la producción como desde el lado del consumo».

«Poner al ser humano por encima de la codicia del capital».