Cooperativismo | CÓRDOBA

Gestión en servicio público

La entidad de La Calera cumplió 64 años conectando diversas localidades con la capital. Transporta millones de pasajeros al año y cuenta con 70 unidades.

En los talleres. Martínez Delgado, Lecunce y Tissera reunidos.

En pleno centro de La Calera –ciudad ubicada a 30 kilómetros al suroeste de Córdoba capital– está la sede principal, con oficinas administrativas y taller de reparación, de la Cooperativa Obrera del Transporte Automotor La Calera Ltda., que acaba de cumplir 64 años prestando servicios diarios de autotransporte colectivo. Sus unidades unen La Calera, Villa Allende, Saldán, Arguello, Cosquín, La Falda y Malvinas Argentinas con la ciudad de Córdoba.
«¿Cómo nos encuentra este aniversario? Muy orgullosos de nuestra trayectoria aunque, en realidad, no estamos todavía como antes de la pandemia», expresa Rodolfo Martínez Delgado, secretario, al recibir en su oficina a Pablo Tissera –jefe del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, acompañado por Acción– para estrechar vínculos institucionales y conversar sobre la historia y futuro de esta cooperativa pionera en la provincia de Córdoba.
«La empresa fue creada en 1930 y, tras muchos años con períodos de crisis, algunos obreros decidieron conformar la entidad actual en 1958», cuenta Martínez Delgado.
«En 2020 cerramos todo hasta octubre de ese año, cuando empezamos a realizar salidas mínimas de servicios para que se movilizara el personal esencial, casi sin cobrar boleto. Después, lentamente fuimos restableciendo las líneas con un protocolo de pasajeros con asiento de por medio», aclara. En esos días de aislamiento fueron muchos los requerimientos sanitarios que tuvieron que cumplir y aún hoy no llegan a recuperar por completo las frecuencias. «Tenemos que reconocer que como cooperativa pudimos hacer frente a esos meses en los que no entró ni un peso –asegura Martínez Delgado–, pero gracias a los aportes de provincia y Nación logramos mantener nuestro sueldo básico y ahora ya estamos recuperando el pago de viáticos y horas extras. Hasta ahora volvimos a 278 asociados de los 304 que éramos y de las 96 unidades de colectivos que tenemos, hay 70 funcionando».

Fortalezas
«Me gustaría agregar consideraciones vinculadas con nuestra historia cooperativa aprovechando un nuevo aniversario –manifiesta Sergio Lecunce, presidente–: podemos decir que fuimos soportando las crisis recurrentes como la de 1976, 82, 89, 2001 y ahora la del neoliberalismo y la pandemia, gracias a un accionar basado en la solidaridad y la equidad entre todos los asociados, que la peleamos día a día cobrando partes iguales y siempre manteniendo gran participación en las asambleas, donde cada socio recibe un balance por escrito», remarca Lecunce.
«Tuvimos una década, de 2005 a 2016, de crecimiento inaudito que nos permitió mantener una flota nueva de unidades, a las que podíamos renovar cada cinco años, esto significó algo extraordinario, porque el tiempo útil por automotor es de 10 años», aclara el presidente, para luego asegurar que para volver a un número óptimo de productividad necesitarían recuperar los 9.000.000 de pasajeros por año, como antes del macrismo.
«Sobrevivimos al neoliberalismo porque no aceptamos tomar planes de autoahorro con créditos ajustables y cancelamos todas las deudas en dólares», explica Lecunce mostrando los últimos balances que dan un cierre positivo. «Nuestra estrategia fue tomar créditos que nos ofrecía el Gobierno a través del INAES y como cooperativa tenemos una solvencia patrimonial que nos da la certeza de enfrentar futuras demandas, como la de integrar el proyecto de creación de una futura Terminal de Ómnibus La Calera donde nuestra institución tendría el manejo administrativo». Para concluir, enumera algunas cosas pendientes de la cooperativa: aumentar los retornos a los asociados (actualmente equivalen a dos salarios mínimos), incorporar más trabajadores y tener un recambio total de la flota automotor para el año próximo.
«Esta entidad solidaria –concluye Tissera– es un claro ejemplo de eficiencia y democracia, representa una importante experiencia de gestión cooperativa de un servicio público, como lo es el del transporte, por más de 60 años ininterrumpidos».


Texto y foto: Bibiana Fulchieri