Cooperativismo | CRÉDITO DE CREDICOOP A NUCLEARIS

Impulso a la soberanía tecnológica

En alianza con la Secretaría de Economía del Conocimiento, la entidad cooperativa otorgó una línea de préstamos que ayudará al desarrollo de la industria nuclear.

Sinergia. La iniciativa fomenta la sustitución de importaciones en un sector clave.

FOTO: JORGE ALOY

En el marco del desarrollo de alianzas estratégicas y con el fin de apoyar técnica y financieramente proyectos innovadores y emprendimientos de base tecnológica, la Fundación Banco Credicoop, como Unidad de Vinculación Tecnológica, otorgó a través del Banco Credicoop una línea de crédito de inversión y de capital de trabajo a Nuclearis, empresa argentina dedicada a la ingeniería y fabricación de componentes mecánicos para la industria nuclear, que previamente había sido beneficiada por el Programa Soluciona de la Secretaría de Economía del Conocimiento, bajo el área de Desarrollo Productivo de la Nación. «El Estado desembolsa un dinero para financiar una idea, la empresa lo ejecuta pero, para poder escalar, necesita más financiamiento. El Credicoop es pionero en financiar este tipo de proyectos de alto riesgo», resaltaron desde la Fundación Credicoop. 
Para mostrar cómo y qué produce, la empresa que se destaca por su ingeniería de vanguardia realizó un recorrido por la planta ubicada a pocas cuadras de Tecnópolis, en Villa Martelli, provincia de Buenos Aires, que contó con la presencia de los representantes del banco cooperativo Adriana Aspis, gerenta regional; Guillermo Cayian y Christian Fernández, gerentes zonales; Romina Colla, gerenta de la filial Villa Martelli; Adolfo Massari, ejecutivo de Empresas de la filial; Daniel Frascarelli, consejero zonal; y Valeria Cacchione, presidenta de la Comisión de Asociados. Participaron también Cintia Hernández, directora para la Generación de Nuevas Empresas y Mariana Ferreira, directora Nacional de Desarrollo, ambas de la secretaría de Economía del Conocimiento. 
En representación de Nuclearis, el presidente Santiago Badran junto a Damián Torres, director y socio fundador, y María José Ureta, gerenta general, detallaron el nacimiento, crecimiento y proyección de la empresa que hoy desarrolla y fabrica componentes mecánicos para los reactores de Argentina Atucha I y II y la central Embalse. 

Apuesta a gran escala
La empresa, que nació hace 12 años en un garage y hoy fabrica piezas críticas que permiten la sustitución de importaciones y exporta componentes clave que dejaron de fabricarse en el mundo, recibió en principio ayuda financiera a partir del Programa Soluciona, que tiene como objetivo favorecer la reactivación económica del país mediante el desarrollo y la implementación de soluciones de productos o servicios innovadores generados por los sectores de la economía del conocimiento con el fin de atender las problemáticas económicas, sociales y productivas que se generaron a partir de la pandemia. «Buscamos proyectos de alto impacto que permitan diversificar la matriz productiva y exportar productos de alto valor agregado», explicó Cintia Hernández y señaló que con la línea de financiamiento «se buscó acompañar propuestas de diferentes sectores, en este caso particular al nuclear, entendiendo que era necesario acompañar todos los procesos de innovación que son de largo plazo, alto costo y alto riesgo». 

Villa Martelli. Allí se encuentra, desde hace 12 años, la sede de la empresa.

FOTO: JORGE ALOY

Con el proyecto ya maduro tanto en validación tecnológica como en el desarrollo del negocio, era necesario acompañar el crecimiento con otras fuentes de financiamiento. «Ahí entramos en contacto con la Fundación y el Banco Credicoop y desarrollamos esta línea de créditos para los beneficiarios del programa que habían cerrado adecuadamente sus proyectos», detalló Hernández. De este modo, ambas partes acordaron compartir las evaluaciones y las propuestas y el Credicoop los acompaña en esta segunda etapa. «Es el primer crédito que otorga el Credicoop pero ya hay varios que están cercanos a entregarse», adelantó y expresó: «Estamos muy agradecidos de que el Credicoop y la Fundación hayan acompañado porque se requiere mucho capital de trabajo para el desarrollo de procesos productivos y comerciales. Haber logrado esa complementariedad es importante para el desarrollo del país». En el mismo sentido, Adriana Aspis señaló: «El banco es cooperativo y estamos orgullosos de poder acompañar a las pequeñas, medianas y grandes empresas con líneas de subsidios y de capital de trabajo, de desarrollo y de fomento de la industria nacional y allí estamos porque es parte de nuestro objetivo y de nuestra misión». 
Finalmente, Daniel Frascarelli sostuvo que para la entidad «es una gran satisfacción porque Nuclearis contribuye en un área de desarrollo nuclear importantísima para lograr la independencia económica y no estar atados a otros intereses que no sean los del pueblo argentino», y celebró «las políticas de gobierno que marcan una dirección determinada e incitan una gestión eficaz, que permite otorgar capital de trabajo que tanto se necesita». 


María José Ralli