Cooperativismo

Justicia,igualdad y paz

Tiempo de lectura: ...

Desde 2005 la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA, por sus siglas en inglés) otorga el premio «Ciudadanía y Valores» a diversas instituciones que trabajan en favor de la construcción de ciudadanía en el país. En 2014 el reconocimiento fue otorgado al premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, presidente de la fundación Serpaj (Servicio de Paz y Justicia), quien recibió la distinción de manos de Rubén Cédola (presidente del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, que obtuvo la distinción en 2013), y de Norberto Rodríguez y Eduardo Ibichian (secretario general y presidente del directorio de la YMCA, respectivamente). En el acto también estuvieron presentes Marcelo Álvarez y Liliana Carpenzano, integrantes del comité operativo del Instituto Movilizador. «Hace un año tuve el honor de recibir, en nombre del Instituto, esta distinción, mediante la cual se destacan dos conceptos de suma importancia: ciudadanía y valores», dijo Cédola, quien afirmó que tanto los principios fundacionales de la YMCA como los del IMFC contribuyen «a la paz, el amor, la justicia y la solidaridad»; en esencia,  «a la construcción de una sociedad donde reine la fraternidad de los seres humanos y con derecho a una vida digna». Para finalizar su disertación, subrayó la labor humanitaria del Serpaj: «Si hay una institución de la sociedad civil comprometida con los más elevados valores humanistas, es precisamente el Servicio Paz y Justicia», señaló Cédola. A su turno, Pérez Esquivel también se refirió a la organización que encabeza: «Tenemos objetivos muy claros. En primer lugar, está la persona; si nos olvidamos de la persona, todo lo que hacemos no sirve. La paz no es la ausencia del conflicto, sino una dinámica permanente de relaciones humanas entre las personas y los pueblos».