Cooperativismo | ÁLVARO GARCÍA LINERA

Las luchas por venir

El exvicepresidente de Bolivia presentó en la Feria del Libro Para lxs que vendrán: crítica y revolución en el siglo XXI, editado por el CCC Floreal Gorini.

Reflexiones de un militante. Diker, Romé, Parodi, García Linera, Tzeiman y Junio.

JORGE ALOY

«Todo libro es, de alguna manera, una síntesis de uno, que queda. Y el objetivo de este material es que quede para quienes nos tienen que sustituir en las grandes batallas». Así comenzó su exposición el exvicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera, en lo que fue la presentación en la Feria del Libro de Para lxs que vendrán: crítica y revolución en el siglo XXI, una edición que reúne conferencias, artículos y entrevistas que el dirigente e intelectual latinoamericano produjo a lo largo de más de una década.
El material, editado conjuntamente por el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini y la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) tuvo su encuentro con el público en una sala colmada, donde se desplegó un panel que, además del propio Linera, contó con la participación de los compiladores, académicos y los titulares de las editoras. Estuvieron en la mesa de presentación Juan Carlos Junio, director del CCC y presidente del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos; Gabriela Diker, rectora de la UNGS, los compiladores del libro e investigadores Andrés Tzeiman y Ramiro Parodi; y Natalia Romé, doctora en Ciencias Sociales e investigadora del Instituto Gino Germani.
«El libro es la reflexión de un militante de la lucha. De un militante que se siente compelido a pensar, a dotarse de las reflexiones y de las teorías. Y las teorías, no sin triturarlas, son una guía para orientar la acción y el presente», explicó Linera al momento de ofrecer un marco general del libro prologado por la socióloga María Pía López.
Tras aclarar que no se trata de un material para entender Bolivia sino que abarca reflexiones y pensamientos para la comprensión del momento actual a nivel global, Linera abordó no solo aspectos incluidos en el libro sino diversos ejes de análisis en una disertación que tituló «9 hipótesis para comprender el presente».
Bajo esa consigna, el dirigente boliviano se refirió, entre otros aspectos, a los procesos y cambios en el modelo de globalización, al fin de la unipolaridad, a la ausencia de horizontes y certidumbres, a los desplazamientos hacia las derechas radicales y a la segunda oleada progresista que se vive en América Latina. «Hay que remontar esta incertidumbre agobiante, la pérdida gradual del horizonte de expectativas del progresismo y volver a disputar el principio de esperanza movilizadora de una sociedad», propuso García Linera en una de sus tesis del presente. Para ello, el dirigente instó a construir «un nuevo programa de reformas progresistas de segunda generación que vaya más allá de lo que se hizo en la primera oleada».
Asimismo, en materia de paradigmas geopolíticos, analizó que «las grandes certidumbres como el libre mercado y la globalización están siendo contrarrestadas por otras propuestas como proteccionismo, soberanismo y cadenas de valor fragmentadas». Al mismo tiempo, García Linera alertó además que «los crecimientos de las derechas en el mundo son la desesperación de una población por una certidumbre, una esperanza, aunque esta sea infame, pero que juega el papel de certeza en un mundo caótico».
Ante los desafíos actuales y los procesos de cambio, concluyó: «Esperamos estar a la altura de la historia para hacer que los humildes, los jóvenes, los trabajadores, los campesinos, los indígenas, sean los sujetos de transformación del mundo, nos merecemos eso».

Valor cultural y político
«Este libro tiene un valor cultural y político muy grande en medio de una crisis orgánica del capitalismo que está llevando a la humanidad a una situación muy grave. Necesitamos más que nunca de la teoría, de las ideas. Hace rato aprendimos que lo central es la disputa de las ideas», dijo, por su parte, Juan Carlos Junio sobre el material que compila más de 30 trabajos del intelectual latinoamericano. El director del CCC valoró la integración con la UNGS y destacó la labor de los equipos editoriales de ambas instituciones, impulsados por Natalia Stoppani y Javier Marín por el CCC, y Paola Miceli y Andrés Espinosa de la UNGS.
Al igual que Junio, Gabriela Diker aludió al vínculo entre las instituciones: «Celebramos estar coeditando con el CCC este libro, una institución con la que desde hace muchos años siempre nos encontramos del mismo lado de todas las luchas». Y agregó: «Celebramos esta obra monumental de Linera que ilumina lo hecho, lo que falta y los caminos que habrá que seguir para continuar transformando América Latina en un continente más justo». Diker puso en relieve también la «democratización del acceso» a partir de la decisión de ofrecer la descarga gratuita –digital– del material desde el sitio repositorioccc.omeka.net/items/show/417.
Andrés Tzeiman y Ramiro Parodi, los compiladores del libro e investigadores del CCC, ofrecieron más coordenadas de la edición y destacaron a la vez el rol de Linera en la actualidad del pensamiento regional. «Es un trabajo importante porque, en términos históricos y políticos, nos brinda un análisis sistemático, sólido y firme de los procesos políticos latinoamericanos de los primeros 15 años del siglo XXI. Y, en materia ideológica, discute en todas las bandas, con quienes están del otro lado del mostrador y también al interior de las fuerzas populares», dijo Tzeiman. Por su parte, Parodi reconoció la «generosidad, inteligencia y el trabajo de colaboración» que Linera ofreció para la concreción del libro al tiempo que indicó que «la irrupción de Álvaro García Linera nos trae de vuelta la pregunta de cómo ser un intelectual militante en este tiempo». El compilador expresó que «la trayectoria de García Linera es un permanente ejercicio de traducción entre su práctica militante, su coyuntura política y su saber teórico. En esa combinatoria se juega gran parte del valor de este libro».
A su turno, Natalia Romé ubicó a García Linera como «un militante del futuro» y aclaró: «Precisamos de la teoría de Álvaro en un mundo donde no solo la derecha sino también muchas izquierdas se han vuelto profundamente antiintelectuales con esa sobrevaloración de la experiencia, de las opiniones y las impresiones. Porque es un hombre político, Linera no deja de hacer teoría. Nos demuestra que con el mito político no alcanza. Menos con eso que llaman mística o aguante». Un material de gran valor para luchar, creer y pensar.



Maximiliano Senkiw