Cooperativismo

Música como bandera antirracista


Hip hop y algo más. Pita, Ortega y Martínez Peria, en la sala Laks.

«Chuck D nos habla del surgimiento de la cultura hip hop, de los grandes acontecimientos de la historia de Estados Unidos, del hilo conductor del racismo estructural que va desde la esclavitud hasta la brutalidad policial actual contra la población afroestadounidense». Estas palabras de Federico Pita (presidente de DIAFAR –asociación Diáspora Africana de la Argentina– y director del periódico El Afroargentino) están en el prólogo del libro Fight the Power. Rap, raza y realidad, del músico y militante político Carlton Ridenhour (apodado Chuck D), que se presentó en el CCC Floreal Gorini. Acompañaron a Pita, Javier Ortega (integrante del colectivo Resistencia Hip Hop) y Juan Francisco Martínez Peria (coordinador del departamento de Historia del CCC).   
«Desde el departamento de Historia del CCC le damos mucha importancia a la historia desde abajo, de los sectores populares, sectores invisibilizados, y de alguna manera, la población afrodescendiente y afrolatinoamericana es uno de esos actores», dijo Martínez Peria. Por su parte, Pita señaló que el libro es un relato autobiográfico y también ensayo político y filosófico. «El autor plasmó varias ideas, como el concepto de “raptivismo”, entendiendo que uno como artista tiene determinados cánones que cumplir a la hora de hacer arte de calidad, pero entiende que eso, sin el elemento del compromiso social, sin el elemento político, no termina llegando a ningún lado». Ortega (alias Asterisco), descendiente de mapuches y educador popular, comentó su experiencia como integrante de Resistencia Hip Hop: «Venimos de las barriadas, de madres obreras, de casas sumamente humildes y entendemos que  la música, o el arte en este caso, es una buena llegada hacia los barrios, la música ha sido expresión humana, entonces, todos los pueblos originarios tienen su música y es un comunicador, es algo que te interpela y te interpela la sensibilidad».