Cooperativismo

Otra mirada sobre la realidad

Fundado en 1961, el IADE tuvo desde sus inicios un fluido vínculo con el Instituto Movilizador. Promover una sociedad más justa y equitativa es, hasta hoy, su principal objetivo.


1991. Giberti, entonces presidente del IADE, presenta el Nº 100 de Realidad Económica.

 

Eran tiempos intensos los que vivían la Argentina y Latinoamérica al iniciarse la década del 60. En el marco regional, la revolución cubana dominaba el debate político y orientaba la atención de los Estados Unidos en pleno desarrollo de la Guerra Fría. En el país, el presidente Arturo Frondizi gobernaba con su plataforma de base desarrollista luego de la denominada «Revolución Libertadora» y con la continuidad de la proscripción del peronismo. En ese marco, en agosto de 1961, un grupo de docentes, cooperativistas, profesionales, empresarios y técnicos fundaron el Instituto Argentino para el Desarrollo Económico (IADE), una organización que, hasta hoy, sostiene su propósito inicial de realizar y difundir estudios e investigaciones sobre la realidad argentina y el contexto global.
Desde sus inicios, el IADE tuvo una fuerte vinculación con el cooperativismo de crédito. Los primeros presidentes del Instituto surgieron de ese ámbito y del sector empresario, y fueron ellos quienes encararon los pasos inaugurales de una entidad que se había fijado como objetivo indagar sobre «la estructura social, económica y política argentina con un enfoque heterodoxo desde las ciencias sociales, en un marco regional y mundial, y debatir propuestas tendientes a lograr un desarrollo nacional, independiente y autosostenido en función de alcanzar una sociedad más justa con una equitativa distribución de la riqueza».
Juan Carlos Amigo es dirigente del IADE y director de la revista Realidad Económica, publicación creada en 1971 como una de las herramientas de análisis y difusión del Instituto. Amigo, en una entrevista realizada recientemente para el Archivo Histórico del Cooperativismo de Crédito, recuerda cómo fue el proceso de gestación de la entidad: «Nosotros nacimos al calor de las cooperativas de crédito. Nuestro lugar de actuación política era, en su mayor parte, las cooperativas de crédito. También nos vinculamos en muchas oportunidades, y  seguimos haciéndolo, con entidades de educación, con universidades». Ese nexo germinal con el cooperativismo, que luego se extendió a otros ámbitos, se reafirmaba en otro hecho: la primera sede del Instituto Argentino para el Desarrollo Económico funcionó, según cuenta el dirigente, en las mismas oficinas en las que se escribían las páginas iniciales de Acción, en un modesto espacio ubicado sobre la calle Lavalle, en el barrio de Once. «Allí tuve oportunidad de tener mis primeros encuentros con nuestro actual compañero de la comisión directiva y querido amigo, Roberto Gómez. Esa fue una de las primeras geografías por las que me llevó el IADE», recuerda Amigo.

 

No cualquier información
La revista Realidad Económica representa un capítulo importante en la historia y evolución del IADE. Con cuatro décadas de trayectoria, se constituyó como uno de los principales medios, no solo para divulgar la posición del Instituto frente a los hechos relevantes de la coyuntura nacional, sino también como fuente de información para distintos sectores de la economía, la política y la cultura. «En aquel tiempo, la información sobre esos temas no llegaba –desde los grandes diarios– como una fuente fehaciente, que era lo que pretendía el movimiento cooperativo que tomáramos nosotros», relata Amigo sobre una de las motivaciones que impulsaron la fundación de Realidad Económica  en 1971. Hoy, la publicación compila el trabajo de investigadores de universidades, institutos y centros de estudios. Sus  300 números publicados hasta hoy conforman un importante acervo analítico de la historia nacional.

 


1973. Amigo (centro) brinda una charla en la caja de crédito marplatense Del Monolito.

 

Como gran usina de producción de pensamiento y análisis, el IADE además combinó su tarea de difusión a través de la revista con un programa de formación académica y de investigación. Las Jornadas de Desarrollo, las charlas y cursos, la cátedra  libre de Economía «José Ber Gelbard», conformada conjuntamente con el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini y la Universidad Nacional de Quilmes para efectuar encuentros de debate y reflexiones sobre cuestiones de economía, Estado y políticas públicas, o la Cátedra Libre de Estudios Agrarios «Horacio Giberti», radicada en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, son una muestra de los múltiples campos de acción del IADE. Las actividades académicas, la revista y finalmente el portal Web (www.iade.org.ar), que reúne artículos, dossiers y noticias, configuran los tres grandes ejes de actividad actual del Instituto.
Con más de cinco décadas de vida, la entidad, posicionada en el debate nacional frente a los temas económicos y políticos, tuvo a reconocidos dirigentes que aportaron su experiencia a su  recorrido institucional. Entre los sucesivos presidentes del IADE resuenan todavía los nombres de Arturo Sampay, emblemático jurista y docente que tuvo un papel preponderante en la elaboración de la Constitución argentina de 1949; el ingeniero Horacio Giberti, presidente del INTA entre 1958 y 1961 y secretario de Agricultura y Ganadería de la Nación durante 1973 y 1974; o el ingeniero Juan Sábato, que ocupó el cargo de secretario de Energía durante la presidencia de Arturo Illia. «Que una entidad se haya fundado con determinados objetivos y que, a través del tiempo, los haya mantenido totalmente incólumes, es algo que merece enorme respeto para el IADE como institución», dice Amigo sobre la trayectoria de la entidad, que es presidida actualmente por Marisa Duarte. Y concluye: «No me imagino un IADE en el futuro que no esté con una conexión directa con el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos y con las entidades similares del ámbito cooperativo».