Cooperativismo | Charla de Martín Burgos

Pandemia y después

Convocado por comisiones de asociados del Banco Credicoop, el economista habló sobre temas de actualidad y algunas problemáticas estructurales.

Encuentro. Asociados y dirigentes de Credicoop asistieron a la charla del economista. (Jorge Aloy)

En una charla organizada por las comisiones de asociados y asociadas de la zona 22 del Banco Credicoop, el economista Martín Burgos abordó aspectos vinculados con los efectos de la pandemia junto con temas estructurales como inflación y deuda externa. Presentado por Marta Sitlonik, consejera del Banco Credicoop y miembro de la mesa directiva, Burgos, coordinador del Departamento de Economía Política y Sistema Mundial del Centro Cultural de la Cooperación, indicó que el coronavirus operó cambios importantes en la manera de trabajar a partir de la modalidad del teletrabajo y de la radicación de las personas en otras zonas fuera de los centros urbanos. «Habrá una demanda y oferta desconcentrada», sostuvo para referirse a los modos de trabajo y consumo que se expandieron en la pandemia, motorizados por el uso de la tecnología.
«Los comercios y las empresas tienen que empezar a adaptarse a la movida tecnológica, es un cambio estructural que hay que asimilar», dijo el economista tras destacar el impacto de las plataformas, las redes y el crecimiento de «consumidores deslocalizados» que se expandieron en pandemia sin movilizarse a los negocios. En cuanto al trabajo, el expositor subrayó que la pandemia modificó completamente las conductas en el sector laboral. El hogar como oficina, la ley de teletrabajo, el uso del tiempo y los efectos en la urbanización que trae aparejada la realización a distancia de las tareas laborales, fueron algunas de las consecuencias que abordó el economista. «Tal vez estamos ante un proceso en donde ya no está tan territorializado el trabajo y ahora la gente elige dónde vivir y cómo trabajar», señaló. No obstante, Burgos también alertó sobre los problemas que puede generar el nuevo escenario en tareas como las de los trabajadores de la limpieza de oficinas y se preguntó cómo impactará en ellos cuando los edificios corporativos ya no tienen movimiento. «No es la gente la que se vuelve obsoleta sino la tarea», dijo.
Por su parte, el economista dio cuenta también de algunos sectores que se desplegaron como «ganadores» en la pandemia. La construcción –nuevas localizaciones de personas y reformas–, el sector automotriz, el de electrodomésticos, el de la salud y el de los proveedores de productos de higiene y desinfección son algunos de los ámbitos que en ese marco mencionó el exjefe de Gabinete de la Secretaría de Política Económica del Ministerio de Economía de la Nación.
Finalmente, Burgos ofreció su mirada acerca la inflación y la deuda externa. «Termina afectando la certidumbre», expresó el disertante sobre la inflación y dijo que el tema es «grave». Entre los factores que lo impulsan, habló de la suba de precios a nivel mundial, la suba del dólar y el problema de la carne como un producto clave dentro del consumo argentino. Acerca de la deuda, Burgos estimó que «la negociación no puede terminar bien cuando está comprometido el 10% del PIB».


Maximiliano Senkiw