Cooperativismo | Credicoop Berazategui

Reflexión y lucha

La filial bonaerense organizó una charla virtual para conmemorar el 8 de Marzo bajo la consigna «Voces desde la interculturalidad». Compartir experiencias y reivindicar la defensa de las identidades originarias fueron los principales ejes del encuentro.

Participación múltiple. Silvina Franceschini, de Arquitectura de Prácticas Colectivas. (Horacio Paone)

La conmemoración del Día Internacional de la Mujer fue un eje central de las actividades de las Comisiones de Asociados del Banco Credicoop durante el mes de marzo. En este marco, la filial Berazategui convocó a la actividad virtual «Voces desde la interculturalidad», que contó con la presencia de Graciela Cayian, gerenta de la filial, Stella Maris Bruno, secretaria de Educación Cooperativa de la Comisión de Asociados y Jésica Palavecino, asociada de la cooperativa Hormigas Podadoras. Entre otras oradoras estuvieron Sandra Piñeyro, supervisora química de la Central Térmica Barragán; Silvina Franceschini y Rosella Carnicella, arquitectas del colectivo APC (Arquitectura – Prácticas Colectivas); Claudia Farias, líder del Pueblo Guaraní; Andrea Segundo, de la organización guaraní Tigre Azulado; y Alicia Caucota, responsable de educación del Consejo de delegados de las Comunidades Aborígenes del Pueblo Ocloya.
Cayian dio la bienvenida formal al encuentro y sostuvo que «como banco cooperativo reconocemos lo diverso, la democratización de la vida colectiva, luchamos por la igualdad entre hombres y mujeres, por lo cual este ciclo que estamos haciendo es para reflexionar, porque consideramos que solo conmemorar el 8M no es suficiente si no que hay que luchar, reivindicar y deconstruir». Piñeyro, en tanto, afirmó: «Formo parte de un ambiente laboral muy masculinizado pero de todos modos nunca dije “No, no puedo”, jamás bajé los brazos y siempre lo compartí, porque creo que el trabajo en equipo, más en mujeres que sabemos que nos cuesta todo el doble, es fundamental». Franceschini y Carnicella manifestaron que «la arquitectura es una profesión ampliamente dominada por hombres y dirigir una obra con mayoría de hombres trabajando nos ha puesto a repensar la forma de trabajo. Por eso armamos un espacio de mujeres y junto con otras cooperativas creamos EMA, el Encuentro de Mujeres Autogestionadas». Stella Maris Bruno contó su experiencia de más de 30 años en el ámbito de la construcción.
Como representante del pueblo Ocloya, Caucota señaló: «La causa que venimos llevando a cabo desde hace muchos años es la defensa de nuestro territorio, que para nosotros lo es todo». Entre las problemáticas más severas mencionó los incendios intencionales y la apertura de mineras sin consulta previa a las comunidades. «Eso hace que se genere violencia contra nosotros, tanto mujeres, hombres y niños. Todos salimos afectados». Además manifestó: «Más allá que seamos de distintas etnias o provincias, estamos en el mismo planeta, debemos escuchar y valorar, porque padecemos todos juntos, no es que se padece solo donde están los pueblos originarios». Durante la actividad se destacaron conquistas como la aprobación de la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y se hizo especial hincapié en reconocer las tareas de cuidado.


Ulises Rodríguez