Cooperativismo

Renovación verde

Con base en Unquillo, provincia de Córdoba, la cooperativa se ocupa de gestionar residuos de poda, gracias a la articulación con el Gobierno municipal. Así, genera beneficios ambientales, económicos y sociales. Apoyo del Instituto Movilizador.

En equipo. Moreno, García, Herrera y Vega en el predio donde trabajan día a día.

En la búsqueda de un modelo productivo sustentable para el tratado y gestión de los residuos verdes, en general provenientes de la poda de árboles y plantas, nació la cooperativa Proyecto Hormiga. Con base en Unquillo, Córdoba, la entidad es un ejemplo de articulación público-privada: junto con el Gobierno municipal, trabaja en la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos (PTRSU), ubicada en un descampado colindante al bosque nativo serrano. Sebastián García, presidente de la cooperativa e iniciador del proyecto, relata el nacimiento de la idea: «Soy bioconstructor y siempre me llamaron la atención las enormes montañas de poda acumuladas en este predio, que provocaban perjuicios a los vecinos, sobre todo incendios». Entonces, se contactó con un grupo de ambientalistas, para presentar al municipio un plan de reciclado a partir de la recuperación de máquinas municipales en desuso. «Elaboramos, con Fabricio Tazzioli y Facundo Monguzzi, hoy también miembros de la cooperativa, un borrador que fue muy bien recibido y avanzamos junto con Juan Moreno, que asesoró en economía social. En poco tiempo firmamos el convenio y nos constituimos en cooperativa».
Proyecto Hormiga cuenta con once asociados. «Tuvimos una gran sorpresa cuando empezamos a trabajar como cooperativa en este predio municipal –expresa Moreno, hoy vocal suplente–. Nos encontramos con un volumen de 15 camiones diarios de poda. Investigamos antes de hacer el convenio y trazamos un plan de acción para hacer cada vez más potable esta empresa cooperativa. Lo que queremos es desarrollar toda la potencialidad de los productos que generamos a partir del reciclado de la poda y hacer de estos una fuente de ingresos permanente».

Triple impacto
Los integrantes de la cooperativa remarcan el triple impacto del proyecto: mejora el aspecto ambiental, regenerando el suelo y reduciendo al 100% el volumen de los residuos verdes de la PTRSU. En lo económico, reciclan y perfeccionan las máquinas y elementos del municipio y reutilizan lo recolectado, obteniendo materia prima para distintos tipos de producción. En el aspecto social, generan concientización ecológica y trabajo. «A raíz del Proyecto Hormiga –remarca Ariel Herrera, vocal de la entidad– hemos realizado muchos estudios para aprender sobre compostaje, maquinarias, tratamiento de sustentabilidad empresarial y algo más, que es el vínculo laboral con los empleados municipales, con quienes compartimos esta planta, y la relación con el intendente y su equipo». Herrera hace hincapié en que la cooperativa busca remediar el ecosistema, devolviendo a Unquillo y a todo el corredor de las Sierras Chicas una mejora sustancial, resolviendo problemas como inundaciones e incendios. También obtienen ingresos de la comercialización de diversos productos: chip de madera (o mulch) obtenida de la poda, muy beneficioso para mejora de suelos; mantillo ecológico; bocashi (abono orgánico fermentado); tierra fértil y Practi-Huertas (bolsas con todo lo necesario para iniciar una huerta en espacios reducidos).
Desde que comenzó la pandemia, fomentaron trueques con fines solidarios para ayudar a comedores comunitarios y efectuaron canje de abono por árboles nativos para reforestación de zonas afectadas por incendios. Ana Vázquez, otra de las asociadas, agrega: «Visibilizamos también nuestra cooperativa en la Feria Agroecológica local, donde fuimos muy bien recibidos. La potencialidad del proyecto es infinita».
Por otra parte, la filial Córdoba del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos se contactó con Proyecto Hormiga por su interés al acceso de microcréditos. En septiembre obtuvieron uno de esos préstamos, que utilizaron para compra de materia prima. La cooperativa también fue seleccionada para ser beneficiaria del programa de fomento Emprende Industria 2020, del Gobierno de la provincia de Córdoba. Otro incentivo para seguir creciendo.


Texto y fotos: Bibiana Fulchieri