Cooperativismo | LA PASCANA

Sabor a resistencia

Ubicada en pleno barrio porteño de Palermo, la pizzería cooperativa busca recomponerse tras la crisis de la pandemia. Apoyo del Instituto Movilizador.

Paraguay y Humboldt. El boom de las mesas en la vereda fortaleció la propuesta del bar.

GUIDO PIOTRKOWSKI

La Pascana es un bar y pizzería ubicado en el barrio porteño de Palermo, más precisamente en la esquina de Paraguay y Humboldt. Desde hace casi nueve años es, además, una cooperativa, surgida luego de recuperar el lugar tras el intento de cierre y vaciamiento por parte de sus dueños de entonces. Frente a este escenario, los trabajadores decidieron organizarse y pudieron rencausar el proyecto gastronómico que hoy en día tiene 15 asociados. Sin embargo, la crisis económica en la que entró el país hace ya algunos años, con devaluaciones y suba indiscriminada de tarifas de los servicios públicos, más la actual crisis producto de la pandemia, hizo que las cosas se complicasen bastante para el restaurant.
«La pandemia nos pegó de forma muy grave, imaginate que pasamos de facturar 1.200.000 a 200.000 pesos por mes, lo que fue una caída muy abrupta en donde tuvimos que endeudarnos mucho. Estuvimos tres semanas cerrados hasta que habilitaron el delivery y después el take away, que al menos nos permitió sostenernos», señala Ana Nuciari, presidenta de la cooperativa, que comenzó a trabajar como moza en La Pascana en 1997. Con las reaperturas graduales que se fueron realizando en la Ciudad y con la llegada de días más lindos, la situación está mejorando de a poco.

Para todos los gustos
La Pascana tiene su especialidad en las típicas comidas italianas, que son la pizza y las pastas. Hacen pizzas de todos los gustos, así como ravioles de ricota, de pollo y verdura, ñoquis de papa, varios tipos de fideos y canelones. Sin embargo, Nuciari aclara que no se circunscriben solo a este tipo de menú, sino que ofrecen más cosas: «Tenemos empanadas de carne y de jamón y queso, así como sándwich de milanesa de carne, que es lo que más se vende los días de semana al mediodía». Para conocer sus menús, promociones y horarios, la cooperativa cuenta con una cuenta de Instagram (La Pascana Pizzas & Pastas) y Facebook (La Pascana Cooperativa) en donde suben toda la información del local.
Como muchas empresas de la economía social, La Pascana tiene vínculos con otras organizaciones que nuclean distintos tipos de empresas autogestionadas: pertenecen a la Federación de Trabajadores de la Economía Social (FETRAES), y a través de esta, tienen lazos con el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. «Del Instituto tenemos capacitación en lineamientos y asesoría contable, que aprendemos de las contadoras del IMFC que nos forman», dice Ana Nuciari, y remarca el valor de poder asesorarse sobre temas administrativos que les resultaban complejos.
La relación con el Instituto no está atada solamente a los procesos de capacitación, sino que de él también recibieron microcréditos. «El primero que sacamos fue para una capitalización de mercadería y reparar el techo del baño de discapacitados que por una filtración se nos había dañado. Terminamos de pagar ese y sacamos otro también para reparaciones y para compra de mercadería», señala Nuciari. Y añade: «En medio de ese microcrédito, sacamos otro que nos permitió comprar dos ciclomotores para delivery y así poder llegar a más gente y atender más ágilmente, ya que con más vehículos podemos atender a toda la clientela en tiempo y forma». Desde La Pascana remarcan la importancia de esto debido a que se encuentran en uno de los barrios más grandes de Buenos Aires, por lo que estas adquisiciones les permiten llegar a todos los rincones de Palermo.
Para el futuro, manifiestan que lo primero es sostener a todos los trabajadores del restaurant, que hoy en día son 15, y después seguir capacitándose en distintos ámbitos que los ayudarían a seguir creciendo. «Vamos a focalizarnos en hacer publicidad en las redes sociales, capacitarnos en panadería y en desarrollo organizacional, para hacer proyecciones del negocio y saber cómo es el proceso productivo cuando incorporás un producto nuevo a tu espacio y como construís tu marca», sostiene Nuciari, esperando que en ese futuro, además de estas capacitaciones, ya no haya una pandemia acechando a la humanidad.


Andres Boron