Cooperativismo

Teoría de la desconexión

Otra mirada. Greco, Martínez Peria,  Klachko, Boron, Liaudat y Sbattella.

Compilado por Santiago Liaudat (profesor de Filosofía, investigador y especialista en Estudios Latinoamericanos) y José Sbattella (licenciado en Economía, director del IEFE –Instituto de Estudios Fiscales y Económicos–, y expresidente de la UIF –Unidad de Información Financiera–), se presentó, en el ccc Floreal Gorini, el libro La teoría de la desconexión de Samir Amin. Una opción para Argentina frente a la crisis global. Coordinada por Florencia Greco (politóloga e investigadora del ccc), participaron de la charla, además de los compiladores, Paula Klachko (socióloga y coordinadora de la REDH –Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad– Argentina), Atilio Boron (politólogo y director del PLED) y Juan Francisco Martínez Peria (historiador a cargo del Departamento de Historia del ccc). En el libro, especialistas de diversas disciplinas como la economía, la sociología y la filosofía reflexionan sobre la forma en la que el concepto de «teoría de la desconexión» de Amin puede aportar a encontrar una salida a la globalización, que propone una gestión colectiva y de «desmarque de las encerronas económicas de la globalización». Los artículos presentados actualizan aquella teoría para combinarla con situaciones que atraviesan el desarrollo de la economía popular en Argentina. En este marco, Martínez Peria subrayó: «Es algo para celebrar el rescate de un autor que no es propiamente europeo, sino que es un autor africano, que tuvo una dimensión fuertemente tercermundista». Klachko sostuvo: «La importancia como condición, como prerrequisito para cualquier proyecto emancipador o cualquier proyecto de desconexión del imperialismo, es la reconstitución de la Patria Grande, la unidad, la integración, la complementariedad». Boron, en tanto, destacó que, a pesar del declive de Estados Unidos como potencia, ese país «maneja más del 90% de las noticias que circulan en todo el mundo». Liaudat señaló que «no hay proyecto nacional posible sin desconexión. Dentro de ese marco de dominio monopólico, el desarrollo dependiente encuentra un rápido cuello de botella» y sostuvo que «desconectarse» significa, por ejemplo, la cooperación Sur-Sur, el fin de los sistemas meritocráticos o una lógica distinta de las publicaciones de investigación científica. Entre otras consideraciones, Sbattella quien cerró la ronda de intervenciones, afirmó que, en un marco de «globalización de la estructura de poder», la voluntad política es útil para «democratizar lo que se concentra».