Cooperativismo

Un laberinto de jirones

«La representación estallada se vale de cualquier material descartable. La representación se fragmenta y de su totalidad van quedando jirones. Este hecho artístico sucede porque en esta obra hay una política de la pintura que se vuelve una pintura política». De esta manera analiza la pintura «Bombardean Buenos Aires» el escritor Luis Guzmán, en el dossier de la muestra Jirones del Abasto, del artista visual Hugo Goldgel (Buenos Aires, 1950). Realizada en la sala Abraham Vigo del CCC Floreal Gorini, la exposición fue curada por Alberto Giudici, del departamento de Ideas Visuales del centro cultural, quien también aporta sus palabras en la reseña de la muestra, describiendo en detalle el lugar más íntimo del artista: su lugar de trabajo. «Como todo buen taller de artista –comenta Giudici– el de Hugo es un laberinto de infinitos senderos, poblado de cuadros, marcos, obras a medio hacer, y los “jirones” que le regala el barrio para dar carnadura y sentido a su producción». Goldgel vive en el barrio porteño del Abasto, donde la diversidad cultural aflora como huella particular. Allí nació su padre hace casi 100 años y allí también se radicó su abuelo, un inmigrante ruso judío que se ganaba la vida como obrero textil y que, con los retazos que le quedaban en su cajón de sastre, fabricaba la ropa a sus hijos. «En esta muestra –destacó el artista en la inauguración– planto un pedacito de jirón, ya sea en la tela, ya sea en el papel o en el soporte que sea y surge como un disparador, en lo que antes era la tela en blanco, el papel en blanco o el papel en negro, según el color del papel que utilice, para mis asociaciones libres. Yo no preconcibo la obra de antemano, ni tampoco el título, todo esto es siempre posterior a la finalización de la obra».

Artista del Abasto. Hugo Goldgel expuso su obra en la sala Vigo del CCC.