Agenda | Libros

Hachís

Walter Benjamin
Ediciones Godot
152 páginas

¿Por qué nos interesaría un texto escrito en la década de 1930, sobre el hachís, en pleno siglo XXI? En una época donde la información sobre los efectos de determinadas drogas abundan y en la cual el discurso de aura científico convive con múltiples relatos autobiográficos, Hachís de Walter Benjamin pretende auscultar los efectos de esa sustancia, las dosis y cómo modifica las relaciones entre el cuerpo y el mundo. El libro aún resulta revelador, pero no en el sentido de los «conocimientos» que aporta. Es cierto: hay un riesgo de cholulaje intelectual. No es un anónimo contando una vivencia sino que es, precisamente, uno de los pensadores más relevantes entre los colaboradores de la escuela de Frankfurt; y, al mismo tiempo, el autor de sintagmas que quedaron como una piedra basal en la historia cultural del siglo XX. Como señala en el impecable prólogo Martín Kohan, «Benjamin no solo formuló con brillantez la manera en que el lenguaje podría llegar a dar cuenta de una determinada experiencia, sino también, y con igual brillantez, la alternativa opuesta: la que deja al narrador en potencia sin palabras». Pocas imágenes hay tan poderosas en los textos de Benjamin como la de los soldados al volver mudos del frente de batalla durante la Primera Guerra Mundial: regresan «no más ricos, sino más pobres en experiencias transmisibles». En un nivel conceptual, los viajes de hachís parecen, sí, narrables, y resultan una oda al tiempo gratuito, robado a la lógica capitalista. Y ofrecen la posibilidad de recorrer con el autor ciudades y personajes, gracias a una prosa atrapante: en Hachís gana el «cómo» sobre el «qué».



Sonia Budassi