Agenda | Películas

Pinocho, una fábula oscura

Pinocho 
Directores: G. Del Toro, M. Gustafson
Intérpretes: G. Mann, D. Bradley, E. McGregor

Relectura. El director mexicano versiona la fábula del muñeco en stop motion.

Guillermo del Toro le da forma a una fábula oscura con su adaptación de Pinocho, el célebre cuento de Carlo Collodi. Una versión con animación realizada en stop motion, cercana al estilo de Tim Burton y Henry Selick (El extraño mundo de Jack), que se sumerge en el fatalismo de la condición humana. Varias versiones circularon en estos últimos años sobre el famoso muñeco de madera: la italiana realizada por Matteo Garrone (director de Gomorra y Dogman), quizás con mayores puntos de contacto con esta producción, y el olvidable live action de Robert Zemeckis, hecho a imagen y semejanza del dibujo de Disney de los años 40.
Pero Del Toro logra darle una vuelta de tuerca innovadora al clásico relato moral, al ambientar la historia en la Italia de Benito Mussolini, durante la Segunda Guerra Mundial, con los aviones sobrevolando el pueblo de los protagonistas. La misma contienda bélica acaba con la vida del pequeño hijo de Geppetto (después de que un avión arrojase una bomba sobre la iglesia), provocándole al hombre un dolor indescriptible. Sumergido en la depresión, en una noche de alcohol el carpintero construye a un niño de madera similar al fallecido. Y, por orden de unas hadas azules con forma de dioses egipcios, el muñeco cobra vida y se convierte en un impulsivo y curioso chico que emprende un viaje por el mundo.
El director de El laberinto del fauno y La forma del agua vuelve a hacer uso de monstruos y monstruosidades en un relato en donde la maldad interior no se refleja en la forma física. Toda una declaración de principios del cineasta mexicano, que encuentra en Pinocho la posibilidad de extender sus tópicos de autor. Por eso en la primera mitad de la película la historia de Frankenstein se entremezcla con el relato del chico al que le crece la nariz cuando miente. El diseño visual de Pinocho (voz de Gregory Mann) cuenta con ciertos rasgos atemorizantes que inquietan a los habitantes del lugar. Sin embargo, esa apariencia exterior se contrapone con su espíritu alegre y su contagiosa bondad, valores invaluables en su viaje de aprendizaje. Por el contrario, el «hombre de las marionetas», villano de la historia, esconde sus crueles intenciones de explotación detrás de su encantadora sonrisa.
Geppetto (voz de David Bradley) crea, con su habilidad para trabajar la madera, al Cristo crucificado de la iglesia a pedido del cura y el jerarca nazi que controla el pueblo. Pero para hacerlo debe «matar» un árbol, siendo la misma acción de dar vida la que lleva implícita la destrucción, en una paradoja oscura y pesimista en la que el film se permite reflexionar sobre el sentido de la existencia humana. Las secuencias musicales proponen alegres y cómicos momentos pero siempre con una connotación fatalista, como las coloridas canciones de propaganda bélica de los fascistas desplegadas en la película. Lo mismo sucede con cada atropello sufrido por Pepe Grillo (voz de Ewan McGregor), que causa pequeños momentos de humor incómodo.
El elemento fantástico, siempre presente en la filmografía del cineasta, conecta de forma lúdica estas pulsiones propias de la naturaleza humana como las dos caras de la misma moneda, en una fábula de apariencia alegre pero con una densidad dramática desoladora. Completan el elenco Finn Wolfhard, Cate Blanchett, John Turturro, Ron Perlman, Tim Blake Nelson, Burn Gorman, Christoph Waltz y Tilda Swinton, quienes ponen sus voces al resto de los personajes.


Emiliano Basile

Dejar un comentario

Tenés que estar identificado para dejar un comentario.