Cultura

Arte a domicilio

Museos, centros culturales y curadores encontraron una forma alternativa de llegar al público a través de las visitas guiadas virtuales y las exposiciones online. Una ampliación de la experiencia estética a tono con los nuevos hábitos y necesidades.

Belgrano ilustrado. La exhibición del CCK tuvo que adaptarse a la realidad actual. (Gentileza Azul Blaseotto)

El «nada se pierde, todo se transforma» de la canción de Jorge Drexler refleja una consigna tácita que, tras la llegada del COVID-19, todos los rubros en menor o mayor medida han tenido que seguir: reinventarse para caber en un nuevo escenario que, por lo pronto, tiene el contacto presencial muy limitado. Visitas virtuales, plataformas, programas y exposiciones online son algunas de las alternativas que museos, centros culturales, educadores, curadores y emprendedores encontraron para mantener activo el circuito artístico, a la vez que le aportaron un oxígeno renovador.   
«En la red, todas las obras pierden en relación con el pensamiento que teníamos sobre ellas en el espacio. El desafío es explorar qué es lo que se puede ganar, qué herramientas pueden generarse para establecer con el público relaciones distintas», reflexiona la historiadora del arte e investigadora Andrea Giunta. En la misma línea, la coordinadora de educación del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires, Patricia Rigueira, señala que no se trata de «pasar» el contenido a la virtualidad, sino de pensar nuevas experiencias para llegar a la gente.
Con esta idea en mente es que se diseñó el programa quincenal Museo Moderno En Casa, que empezó a funcionar apenas tres días después de decretada la cuarentena. «Elegimos un eje temático ligado con la realidad que estamos viviendo, cuyo puntapié es una obra de la colección o de algún artista argentino», explica sobre la iniciativa, que cuenta con contenidos multimedia, talleres y tutoriales. «El arte ayuda a la expresión socioemocional y, en ese sentido, el rol del museo es clave. Buscamos que sea accesible para toda la comunidad», añade.
En el área audiovisual del Centro Cultural Kirchner explican que «desde que comenzó el aislamiento social, decidimos abocarnos a la creación de contenidos concebidos para la web y las redes sociales, más que buscar llevar a esas plataformas material que partiera de las muestras que había en exhibición en marzo. Teniendo en cuenta la hiperconectividad actual, quisimos darle visibilidad a proyectos de artistas que nos parecieron interesantes y que se podían adecuar cómodamente a lo digital».
La muestra del CCK en conmemoración de Manuel Belgrano, Instantáneas ilustradas, había sido gestada antes del COVID-19, por lo que se hizo necesario reformularla. «Proyectábamos que determinadas situaciones de la vida de Belgrano se resolverían a través de piezas de archivo. El distanciamiento social nos condujo a imaginar otra forma de exhibición de las “instantáneas”, que acabaron por plasmarse en ilustraciones», explica Javier Trímboli, historiador y asesor del CCK.

Nuevas coordenadas
Hay quienes dicen que de las crisis nacen las oportunidades. Parece ser el caso de The Art Break, una serie de recorridos virtuales ideados por la historiadora del arte Victoria Cobos y la emprendedora Sofía Weil de Speroni. «Consideramos que en este contexto de confinamiento, era la herramienta perfecta para ayudar a desplegar más creatividad en los equipos de trabajo, generar una pausa gratificante para cortar con las rutinas u ofrecer un momento de conexión con la belleza», cuentan sobre este emprendimiento que propone visitar «a la distancia» el Museo del Prado o el Rijksmuseum.  
Otro proyecto que se destaca es la plataforma Viralizá Arte. Concebido como un espacio para brindar herramientas a los artistas emergentes, su primera campaña fue el lanzamiento de un plan de apoyo para paliar las necesidades urgentes en medio de la crisis sanitaria. «Pretendemos continuar con más iniciativas que permitan dar soluciones a problemáticas comunes en el circuito artístico», adelanta Victoria Tolomei, curadora del sitio, dejando entrever el potencial creativo que tienen muchas de estas propuestas, independientemente de la circunstancia en la que surgieron.