De cerca

Amigos ilustres

Entre 1971 y 1973, La Pesada del Rock and Roll editó 4 álbumes donde participaron las figuras más relevantes del incipiente rock argentino. Su líder recuerda con especial afecto a tres de ellas. La primera que viene a su mente es Norberto Pappo Napolitano, quien participó activamente en la grabación de dos volúmenes del conjunto. Su guitarra, virtuosa y pirotécnica, suena en canciones como «La máquina» y «Blues para mis amigos». «Además de un violero increíble, era un ser humano fantástico», dice Canterini. «Amaba a su familia y a sus amigos. Estaba muy lejos de esa imagen de cabrón y reventado que algunos medios construyeron sobre él». La segunda luminaria es Javier Martínez. El baterista de Manal le ofrendó a La Pesada uno de sus mayores éxitos: «Salgan al sol». También puso sus parches en clásicos como «La pálida ciudad» y «Para qué nos sirven». «Yo soy su amigo desde la época en que éramos unos pendejos y terminábamos la noche con nuestras novias en el hotel que su padre tenía en Vicente López», cuenta el Bondo. «Javier es uno de los mejores cantantes de blues y rock de todos los tiempos», sentencia. La tercera presencia ilustre es la de Luis Alberto Spinetta, quien aportó una pieza llamada «El parque» en el debut discográfico del combo. «Luis era un poeta de profunda sensibilidad, aunque se escondía detrás de unos riffs grandilocuentes buscando trascender como guitarrista», define. «Pero él no necesitaba de esos artilugios, porque tenía un talento descomunal».