De cerca | FILMOGRAFÍA REVISADA

Películas y directores

Machín ya trabajó en más de 50 películas. Y cuando se le recuerda la cifra se sorprende e ironiza al compararse con Marcello Mastroianni, de quien comenta que «solo hizo un centenar más». Sus roles en Un oso rojo de Adrián Caetano y en Felicidades de Lucho Bender acaso sean los más reconocidos por el espectador. «Mi hija dice que siempre hago de tipo triste o loco o que muero en las películas. Puede ser, pero no vio todo lo que hice», comenta. Entre tantos roles también se destaca el de Lucio Bordenave en Dormir al sol, basada en la novela de Bioy Casares y el del atribulado chofer de micro de Destino anunciado. «Es verdad, las películas de Caetano y Bender fueron conocidas y exitosas, además de que en el caso de la segunda se trataría de la única de Lucho, uno de los pocos directores de cine que sabía dirigir actores. No es que a la mayoría no les interese, les faltan conocimientos y la manera de abordarlos. El realizador en el cine, como ocurre en la televisión, confía y respeta las imposiciones de la producción, que serán las que decidan el destino de las películas», afirma.