Cultura | BABASÓNICOS

Desafío constante

Con 30 años de carrera, la banda fue la más escuchada de 2021 en las radios argentinas. Diego Rodríguez adelanta detalles innovadores del próximo disco.

De gira. Después de encabezar un gran recital en el Movistar Arena, se preparan para tocar en España, Alemania, Uruguay, Chile y México.

PRENSA

Babasónicos sigue en la ruta, y a toda velocidad. Con 30 años de trayectoria acumulados, la banda es ya un clásico del rock argentino, pero también se mantiene obstinadamente conectada con lo contemporáneo. Dos señales inequívocas de su vigencia: un excelente show que marcó, en diciembre del año pasado, el reencuentro con su público en un Movistar Arena repleto (las críticas fueron realmente unánimes). Y, en segundo lugar, la noticia de que fue la más escuchada a nivel nacional durante 2021. Sí, en la época de explosión de las redes sociales y del trap, Babasónicos encabezó la lista de artistas argentinos más pedidos y reproducidos en las radios, según los datos de Vericast, una plataforma dedicada al rastreo y el análisis de las tendencias musicales. Notable. 
Mientras tanto, en la base de operaciones del grupo se siguen pergeñando planes: shows en España, Alemania, Uruguay, Chile y México entre marzo y septiembre de este año y un nuevo disco que saldrá muy pronto. Diego Rodríguez, uno de los fundadores del proyecto junto con su hermano, Adrián Dárgelos, define al nuevo álbum de estudio, cuyo título está decidido pero aún prefiere no revelar, como «una novedad inmensa». Según observa, hay una correlatividad con la investigación sonora que la banda desarrolló en los últimos cinco años, «pero ahora el nivel de síntesis y compresión es mucho mayor», precisa. «Con Discutible recuperamos público joven y también volvieron algunos viejos fans», cuenta sobre el trabajo fechado en 2018. «Crecimos de nuevo en toda América Latina. Eso se nota porque tenés que cambiar de sala para los conciertos. Para una banda con 30 años de carrera, la convocatoria a grandes festivales muchas veces tiene que ver con la idea de que es conveniente tener en el cartel una curiosidad, algo medio kitsch. Pero nosotros no entramos en ese lugar: somos headliners en Cosquín, Lollapalooza, Vive Latino y Pa’l Norte», afirma. En el nuevo trabajo, Rodríguez no toca la guitarra –es bastante habitual verlo en ese papel, aunque su rol en el grupo siempre ha sido el del multiinstrumentista– y trabaja concentrado en las bases, las baterías electrónicas, los samplers y los coros. «Es un disco con un nivel de producción increíble», remarca. «Estuvimos mucho tiempo trabajando en cada tema porque la pandemia nos lo permitió. No había que desarmar nada para llevarlo a los shows porque no había shows. Entonces tuvimos la posibilidad de laburar mucho en el estudio. Es un disco de laboratorio, como los de The Weeknd, Rihanna o Kanye West. Hay muchos collages sonoros como el de “Deléctrico”, que es una canción resuelta en base a la producción». 
A lo largo de su carrera, Babasónicos fue probando distintas modalidades de trabajo, siempre apuntando a la innovación o al diálogo con el presente. «Por eso creo que escuchás hoy Pasto, Trance zomba, Miami o Dopadromo, todos muy distintos entre sí, y sentís que no envejecieron», dice. «Hicimos discos que tuvieron como premisa el ruido, el silencio, la experimentación, los riffs del heavy metal o el pop súper producido. En Discutible no queríamos componer ensayando, con todos presentes. Fue una experiencia más parecida a la de Miami, que fue un disco que grabamos cayendo al estudio sin nada compuesto previamente. Había ideas dispersas, y nadie le había mostrado una canción o un arreglo a los demás. No teníamos la capacidad ni el poder de entender lo que estábamos haciendo. En realidad, cada disco tiene un desafío diferente». 
Entre esos desafíos que se plantean constantemente, también aparecen los que están directamente relacionados con la tecnología. A fines del año pasado la banda estrenó su primera colección de NFT a través de Enigma.art y se transformó de ese modo en pionera del criptoarte en Latinoamérica: cuatro versiones inéditas del single «La izquierda de la noche» acompañadas por serigrafías digitales realizadas por el artista plástico Alejandro Ros.
«Nos interesaba mostrar el registro de búsqueda que Babasónicos atraviesa, a base de prueba y error, para lograr una versión definitiva. Por eso revelamos dos versiones anteriores y una posterior a la que grabamos para que quede en el próximo disco. También nos pareció buena idea agregar una versión a capella que denote el minucioso trabajo que lleva la voz para lograr el porte, la profundidad y el desplazamiento conseguido», explicó Dárgelos cuando se empezó a promocionar este lanzamiento especial. 
«Siempre estamos atentos a las nuevas tecnologías, nos gusta explorar, pero no necesariamente para decir que estamos a la vanguardia. Simplemente, si hay una herramienta nueva la usamos», añade Diego, que hoy, con 30 años de banda encima, imagina con mucho sentido del humor un epílogo cargado de épica. «Desde el principio, antes de tener un disco grabado, hablábamos de una carrera larga», asegura. «Teníamos esa proyección en la cabeza. Seguir o no dependerá de nuestro físico, de nuestras ganas y de nuestra inspiración. ¿El final? Capaz que nos despedimos después de sacar este disco, que será el mejor de nuestra carrera, pero como nos gusta mucho salir de gira, no creo que sea pronto. Uno más trágico, entonces: morimos todos en un avión y crece la leyenda». 


Alejandro Lingenti