Cultura | RODRIGO MANIGOT

«El amor está puesto en la música»

Tiempo de lectura: ...
Marcelo Torres

El cantante habla del nuevo disco de Ella Es Tan Cargosa, con el que trataron de recuperar el sonido del rock previo al tsunami tecnológico. Canciones, cultura y política.

Plan solista. Además de presentar el nuevo disco de la banda, el viernes 14 Manigot cantará unos tangos en el Abasto.

Foto: Jorge Aloy

«Hago lo que quiero y me parece que esa es mi única riqueza. Después, bueno, vivimos al día, pasamos dificultades, pero hacer tus cosas te da otra tranquilidad, otra alegría», reflexiona Rodrigo «Rulo» Manigot, voz líder de Ella Es Tan Cargosa, la banda del Oeste que acaba de estrenar en las plataformas Fuera de moda. Se trata del séptimo álbum de la agrupación y lo presentaron en La Trastienda en mayo, a sala llena, encendida por un público entusiasta que los sigue con fidelidad desde sus comienzos.

Ella Es Tan Cargosa está integrado por Manigot (voz), Ildo «Tano» Baccega (guitarras), Mariano Manigot (guitarra, voz y coros), Pablo Rojas (batería), Lucas Kocens (bajo) y Juan Manuel Romero (guitarra). El nuevo disco tiene 12 canciones, fue producido por el propio Baccega y cuenta con la participación de músicos como Tete y Tanque Iglesias, de La Renga; Nina Portela y Mavi Leone, en coros; y también de Migue Granados, para quien habían grabado «Soñé que volaba» –la cortina de su programa de streaming–, que cierra el trabajo a modo de bonus track.

La Cargosa, como la llaman sus fans, surgió a mediados de 2000 y en 2007 lanzaron su primer álbum, que tuvo como título el nombre de la banda. De allí en más no dejaron de brillar en la gran escena del rock nacional con sus otros discos: Botella al mar, 2010; 11, 2011; Polos, 2014 (hubo también una versión acústica en 2016); La sangre buena, 2017; Bellos años, 2022 (en donde, por sus 20 años de trayectoria, reversionaron sus canciones más famosas con músicos de la talla de León Gieco, Iván Noble, Ale Sergi, Conociendo Rusia, Lula Bertoldi y otros). Una constante secuencia de shows en vivo los arrimó a todos los rincones todo el país y, entre otras derivas, los llevó a recalar como banda soporte de Ringo Starr en su visita a la Argentina en 2015.

–¿Por qué Fuera de moda? ¿Son canciones que están lejos de lo que hoy escuchan los jóvenes?
–Sí, en parte. Por suerte tiene una multiplicidad de sentidos. La idea es no agotar el concepto. Probablemente nosotros también estemos fuera de moda y el rock también lo esté, pero sobre todo lo enfocamos en la cuestión de cómo grabamos.

–¿Y cómo grabaron?
–La grabación fue muy a la vieja usanza, «old school», como se dice. Mi hermano Mariano y yo cantando en una sala aparte, al mismo tiempo, armonizando en vivo. Y los otros músicos ahí, grabando en directo sus instrumentos. Y bueno, creo que esas cosas no se hacen más: estar todos en el estudio.

–Hoy en día incluso el concepto de «disco» es casi inexistente.
–El concepto de disco y también esto de grabar de este modo. Lo que ocurre es que queríamos un sonido más natural, un sonido justamente fuera de época, de la moda, que es ese sonido de tocar en vivo. Incluso si hubiese pequeños errores, bueno, si tienen que salir que salgan, porque no somos máquinas, somos seres humanos.

Una marca

Rulo y el Tano se entienden a la perfección y conforman un tándem compositivo que funciona con armoniosa ductilidad y fertilidad al estilo Lennon-McCartney o Jagger-Richards. Sus composiciones le han dado una identidad musical muy definida –con netas influencias, precisamente, de los Beatles y los Rolling Stones– que pocas bandas han logrado en la escena local. Cuando suena una canción de la dupla pocas dudas puede haber de que se trate de La Cargosa. De eso se trata al escuchar «Dejar la vida correr», la pieza que abre el nuevo álbum, que cuenta también con temazos como «La gente» y «Regresar al cuerpo» (ambos con video oficial en YouTube), la nostálgica «Burbuja demodé» o «Lina», con su hermoso arreglo de cuerdas.

–¿Las canciones son todas nuevas o alguna venía de antes?
–Las veníamos trabajando hace un año, más o menos. Y no soy el único autor, ahí la usina musical es el Tano. Yo escribo las letras y algunas músicas; también Mariano escribe músicas. Grabamos catorce y quedaron dos afuera.

–Esto de grabar «a la antigua», ¿le dio un sonido especial al disco?
–Puede ser. Estamos muy encima de lo que grabamos, entonces perdés perspectiva. Siempre vivís la salida de un disco como algo especial y que va a llevarte a otro lugar. Le bajo las expectativas, me parece que somos obreros de la canción, de la música, y lo bueno es mantenerse.

–¿Te parece que pesa mucho el marketing hoy?
–Nosotros hacemos canciones. Todo nuestro amor está puesto en hacer canciones y tocar en vivo. Entonces, después hay un montón de cosas en las que hicimos lo que pudimos.

–¿Cómo resumirías estos 25 años de la banda?
–Me parece que es un proyecto muy genuino, muy lindo, que nos cambió y nos embelleció la vida a todos los que formamos parte de él. Nos costó mucho y le pudimos encontrar la vuelta.

–¿Y cómo estás viviendo, desde la música, el clima actual?
–Hay un proyecto de ultraderecha que está instalado, encima con el respaldo de los partidos que siempre sospechamos que eran de ultraderecha y ahora están en el poder. ¿Qué puede salir de bueno? Hay un desprecio por la cultura, esto creo que es el punto más alto, aunque también es una exigencia para la cultura para resistir y no dejar de hacer las cosas que me parece que mucha gente necesita.

–Hablemos de tus proyectos.
–Bueno, tengo un disco solista, Las cosas que inventás. Creo que en algún momento nos vino bien abrir otros espacios para romper la cosa endogámica de la banda. Son canciones mías –y hay una con Mariano– que me gustaban mucho y quedaron afuera de La Cargosa. A mí en lo personal me encantó el disco y quiero hacer otro pronto.

–¿Y qué pasa con la literatura? Hay una conjunción de música y textos que plasmás en tu programa Librocks.
–Vivo leyendo. Tengo dos libros editados y un tercero en camino. No podés hacer todas las pasiones que tenés en tu vida. Conseguí la música, pero a la literatura también le dediqué mucho tiempo y espacio. Surgió la posibilidad de hacer radio y al principio empecé como todos, haciéndolo por tres mangos y dándome el gusto de hacer radio y hablar ahí de libros y de música.

Como una novedad más a sus múltiples facetas artísticas, el 14 de junio Rulo cantará tangos en un show en Rondeman, en el Abasto. «Estoy súper enganchado –dice con entusiasmo–. Para mí las letras del tango son las mejores. Mejores que las de Bob Dylan. Si soy letrista de canciones un poco es por esa marca. Siento el tango muy adentro».

Estás leyendo:

Cultura RODRIGO MANIGOT

«El amor está puesto en la música»

Dejar un comentario

Tenés que estar identificado para dejar un comentario.