Cultura | Agenda | Libros

Juego limpio

Tove Jansson
Cía. Naviera Ilimitada
136 páginas

La finlandesa Tove Jansson fue mundialmente conocida por los Mumin, personajes en una saga de libros para público infantil que incluso llegaron a la televisión como dibujos animados. Nacida en 1914 y fallecida en 2001, no era tan sabido que también había escrito una serie de títulos para adultos. Novelas, memorias y cuentos habían quedado a gran distancia de sus lectores en español hasta que la editorial Cía. Naviera Ilimitada llamó para traducirlos al escritor Christian Kupchik. Así, en Argentina los recibimos con una tersura bendecida por los años que el propio traductor vivió en Suecia, porque –si bien es un idioma minoritario en su patria– Jansson había elegido el sueco para escribir. Juego limpio llega después de El libro del verano y La verdad increíble, dos novelas extraordinarias en las que se narran historias pequeñas y sutiles en paisajes solitarios. Aquí se ofrece un collar de escenas en las que dos mujeres, una escritora y una artista plástica, conviven en una isla durante los años de su vejez. Jonna y Mari miran películas juntas, se aconsejan, se corrigen, se pelean y se amigan. Toman aire para respetar los procesos creativos de cada quien, a sabiendas de que el suyo es un juego muy serio. También cambian de tema y debaten asuntos más terrenales –viejos resentimientos familiares o molestias de los vecinos– pero siempre con una mirada de calado hondo. Son incontables las coincidencias que las protagonistas tienen con la propia Tove y Tuulikki Pietilä, su pareja en la vida real, pero enfocarse en esa anécdota sería perderse el cofre de tesoros que un libro como este ofrece para quien desee apostar a una vida artística, en el más amplio de los sentidos.


Valeria Tentoni