Cultura

Lucidez en la risa

En el aniversario de la fundación de la revista, la muestra inaugurada en el CCC recorre el trabajo de los humoristas gráficos que pasaron por sus páginas, de Oski, Viuti y Fontanarrosa a Santiago Varela, Sendra, Daniel Paz y Rudy. El lugar del chiste ilustrado: sorpresa, magia y crítica.

Celebración. Varela, Paz, Sendra y Rudy en la exposición que se nutre de sus trabajos.

 

El humor no solo tiene la capacidad de hacer reír, sino que también permite pensar y reflexionar sobre el tema tratado y, por qué no, sobre la vida en general. El humor gráfico obliga y permite al lector tomar distancia para ver lo que no está a simple vista, lo que está oculto o aquello que no se quiere observar. Acción siempre tuvo en claro la cuestión y, por eso mismo, desde su primer número contó en sus páginas con los mejores humoristas del país. Y nunca usó el trabajo de estos como mero acompañamiento de una nota: cada uno de sus aportes fue y es un hecho periodístico en sí, algo que agradecen tanto los autores como sus lectores.
Si en las primeras décadas de la publicación cooperativa se podía leer y disfrutar de maestros de la talla de Oski (Oscar Conti), Viuti (Roberto López) o Roberto Fontanarrosa, el staff actual de profesionales del humor continúa el nivel de excelencia: Santiago Varela, Fernando Sendra, Daniel Paz y Rudy (Marcelo Daniel Rudaeff). Se trata de diferentes estilos, pero siempre con el talento, la experiencia y la mirada atenta y lúcida.
En el marco del 50° aniversario de la revista, el 18 de mayo pasado se inauguró la muestra «50 años de Humor en Acción», en la Sala Abraham Vigo del Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini. Minutos antes se realizó una más que interesante mesa redonda en la Sala Raúl González Tuñón, con el nombre de «Humor y Política» en la que, moderados por el periodista Alberto López Girondo, los artistas expresaron sus opiniones acerca de este tema, el cual se debatió en extenso con la participación del público presente. Fue un lujo de mesa y de expositores.
Con curaduría a cargo de Daniel Paz, la exposición ofrece un pantallazo del arte de estos escritores y dibujantes, así como de lo acontecido en el último medio siglo, tanto a nivel nacional como en el resto del mundo. «El trabajo fue, por un lado, difícil, porque el material era enorme. Y, por otro lado, fue muy placentero, porque tuve que leer mucho humor de muy buenos autores. No fue fácil, pero estoy realmente muy contento con el resultado y también con la realización práctica de la muestra: me parece que quedó muy linda visualmente», dijo Paz, que también destacó el rol del género en las páginas de la revista. «Yo creo que el toque que le aporta el humor a Acción tiene que ver con aliviar las cosas, para darles una informalidad y algo de irracional, también».

 

Tomar distancia
No debe haber resultado sencillo elegir cada trabajo, si se tiene en cuenta que para esto hay que destacar lo humorístico de una obra en sí y, al mismo tiempo, lo que señala o advierte ante una coyuntura concreta que, la mayoría de las veces, está lejos de ser agradable. Pero, en definitiva, de esto se trata el humor: tomar distancia de un hecho para darle una nueva perspectiva, sintetizarlo (generalmente en un simple cuadradito) y a la vez dejar una suerte de espacio vacío, para que lo complete el lector y, con esto,  se produzca así la magia de este oficio.

Cuadritos. El público presente en el ccc.

 

«El humor ofrece otro punto de vista», comentó Rudy a Acción, en un momento de la velada. «El humor va en contra del sentido común, por lo menos el humor que a mí me gusta, el que va contra el poder político, cuando el poder es político o es económico, que es como suele ser siempre. Pero debe ir contra el sentido común, contra lo que se supone, como un juego de magia, también. Es como casi todos los hechos artísticos: en algún lugarcito te sorprenden. Es otra manera de ver, es como enfocar de manera distinta. Puede relajar, emocionar y hasta ser serio, pero nunca debe ser solemne, que es lo contrario del humor», completó.
El lector de publicaciones periodísticas está acostumbrado a la inclusión del humor en sus secciones: es un plus que está por demás naturalizado, pero que deja de manifiesto lo fundamental de su presencia. Sendra, en charla con Acción, se extendió sobre este punto en particular. «Yo tengo la sensación de que el lector tiene como una especie de preconcepto sobre la noticia, en el sentido de que no lo va a sorprender, porque estas suelen ser siempre las mismas. En cambio, el humorista sí lo sorprende, por eso existe esa búsqueda del humor, esa necesidad», subrayó.
En definitiva, en la inauguración de la exposición «50 años de Humor en Acción» se vivió un grato momento de camaradería entre artistas, colegas, compañeros y público en general. Dijeron presente el staff completo de la revista, su primer director, Roberto Gómez, y quien está a cargo de la publicación actualmente, Ulises Gorini. Si algo quedó claro, es que el humor es cosa seria: puede distender y divertir, pero también sirve para comprender dónde estamos parados y cómo actuar desde nuestro lugar como individuos y como sociedad. El humorista es una especie de mago que nos sorprende, nos maravilla, pero inmediatamente nos recuerda que la realidad sigue siendo la misma, que formamos parte de ella y que tenemos el poder –y la necesidad– de tomar distancia para involucrarnos desde otro lugar, igual que hace 50 años, hoy y con cada nuevo día.

 

Fotos: Jorge Aloy