Cultura

Obra cumbre

En plena celebración por los 50 años del revolucionario álbum de los Beatles, los fans argentinos ya pueden conseguir las ediciones conmemorativas en diversos formatos. La adoración global por los genios británicos no cesa. Influencia y vigencia de un clásico.

Look de tapa. Ringo Starr, John Lennon, Paul McCartney y George Harrison con sus disfraces.

Desde mediados de año se vienen festejando en todo el mundo los 50 años de la aparición de Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, el legendario octavo álbum de los Beatles con el que revolucionaron lo que para entonces era el concepto de grabación de un disco de rock. Ahora, la reedición 50 Aniversario de la placa ya está en la Argentina y se puede hallar en sus diferentes versiones. La más económica, la de un solo CD remasterizado, supera por muy poco el valor de cualquier disco. Además hay una edición con dos CD –que incluye, entre otras, distintas tomas de «Penny Lane» y «Strawberry Fields», que habían salido en simple–; otra de doble vinilo; y un box set «deluxe» con 4 CD, un DVD, un disco BluRay, más un libro de 144 páginas.      
La producción estuvo a cargo de Giles Martin, hijo del legendario George Martin, artífice del trabajado sonido de estudio de los Beatles. En noviembre de 1966, apenas siete meses después de haber concluido Revolver, los cuatro de Liverpool habían vuelto a los estudios EMI con la idea de grabar un disco nuevo. Pero, según recordó Paul McCartney en varias ocasiones, se habían propuesto que este álbum fuera algo completamente diferente a lo que habían hecho hasta ese momento. Y lo fue, sin dudas.

Ser otros
Los Beatles pasaron, literalmente, centenares de horas en los estudios de Abbey Road. Y muchas de las canciones incluyeron arreglos de orquesta y todo tipo de efectos. En «A Day in the Life», por ejemplo, intervino un ensamble con 40 músicos. Durante la presentación de las ediciones 50 Aniversario, McCartney respondió preguntas de los fans en su página web y explicó que lo que habían buscado con los disfraces de banda militar y los bigotes era relevar a Los Beatles de ser Los Beatles: «A los demás les gustó la idea y dije: “Significará que, cuando me acerco al micrófono, no es Paul McCartney. No tengo que pensar que es una canción de Paul McCartney”. Fue bastante liberador. Aunque no mantuvimos esa idea todo el tiempo, ese era el planteamiento básico. Haríamos algo que era muy libre, algo que esta otra banda podía hacer, en lugar de hacer algo que pensábamos que los Beatles debían hacer».
Además de los méritos musicales, Sgt. Pepper’s tiene otras particularidades: una portada revolucionaria con una foto que quedó en la historia, además de ser uno de los primeros discos de rock en incluir las letras de las canciones en su funda, lo cual posibilitó a los fans no solo conocer correctamente las letras, sino también reflexionar sobre los significados de aquellas frases más oscuras, como en «Lucy in the Sky with Diamonds» que, siempre se insistió, hace alusión a la experimentación de los Beatles con LSD.
Sgt. Pepper’s es un disco que influenció a músicos de todas las corrientes a lo largo de estas cinco décadas. Para Mario Barassi, guitarrista y cantante de Los Súper Ratones, «todos sabemos que Sgt. Pepper’s fue un disco bisagra. Para ellos y para el mundo. Lo que lo hace único y revolucionario es la idea de hacer un long play como obra conceptual, integral, conseguir hacer algo que trascienda las propias canciones», dice el músico. «Ese es su valor agregado, el hecho de haber podido plasmar un concepto riesgoso para la época, donde lo más cómodo habría sido seguir buscando singles exitosos para tocar en vivo».
Sgt. Pepper’s fue también el precursor de una serie de recordados álbumes de rock psicodélico de diferentes bandas, como Their Satanic Majesties Request, de los Rolling Stones o The Notorious Byrd Brothers, de The Byrds. A lo largo de estos 50 años, Sgt. Pepper’s vendió 32 millones de copias en todo el mundo, ganó tres premios Grammy y, en 1967, lideró a lo largo de 27 semanas seguidas la lista de éxitos en Gran Bretaña y otras 15 en Estados Unidos. En 2003, la revista Rolling Stone lo catalogó como «el mejor álbum de todos los tiempos».
«En Sgt. Pepper’s ponen todo de sí mismos y empujan todos los límites artísticos y técnicos de la época, pero además consiguen elevar el estándar de lo que se va a escuchar a partir ahí. Sgt. Pepper’s logra trascender el plano musical, es sin duda un hito del siglo XX», concluye Barassi.