Cultura | NUEVOS RADIOTEATROS

Obras en el aire

Con la pandemia como inesperada aliada, el tradicional género experimenta un reverdecer en el que confluyen actores consagrados e intérpretes en ascenso.

De novela. Nora Cárpena y Daniel Miglioranza releen a Alberto Migré en Del Plata.

El radioteatro se inició en la década del 30 y tuvo un enorme desarrollo en el país. Y luego empezó a declinar. Sin embargo, siempre quedó algo del género circulando», dice Mónica Berman, licenciada en artes escénicas y autora del libro La construcción de un género radiofónico: el radioteatro. El pionero Las dos carátulas, que se emite por Radio Nacional, se mantiene vigente desde 1950. Pero detrás del célebre ciclo se encolumnan diversas propuestas que aprovecharon el parate artístico ocasionado por la pandemia, para abonar el reverdecer del género.

Con la idea de recuperar el folletín, Radio del Plata apostó por la recordada telenovela Inconquistable corazón de Alberto Migré, trasladada al formato radial de la mano del autor Víctor Abregú. Y luego de obtener una inmejorable recepción de la audiencia, en junio redobló la apuesta con Mestiza, también de Migré, que se emite todas las medianoches, con un amplio elenco encabezado por Nora Cárpena.

«Este resurgimiento se evidencia desde mediados de 2020, por la angustia de los actores que no podían trabajar y por la incertidumbre que generaba la pandemia. Así como el teatro es extremadamente sensorial, el radioteatro también lo es, por eso este ciclo que lleva más de un año implicó no perder la sensorialidad habiendo perdido la presencialidad y el contacto físico», explica la actriz Marina Glezer, directora artística del ciclo que transmite la AM 750. Por allí pasaron actrices reconocidas como Cecilia Roth, Natalia Oreiro, Mirta Busnelli y Ana María Picchio, pero también exponentes del circuito alternativo como Gerardo Chendo, María Figueras o Anahí Gadda.

Formato oral

Según Antonella Piersanti, actriz, locutora, docente de radioteatro y creadora de la plataforma online Aire Radioteatro, el secreto para mantener la atención de la audiencia es «que cada historia dure no más de una hora, que se pueda crear un imaginario visual a partir de lo sonoro y, a la vez, una narrativa simple que atrape al oyente y lo mantenga en vilo». Piersanti nota que «el reverdecer del formato no es tan tímido como parece, sino más bien extrovertido, ya que es un hecho demostrado el regreso del sonido como formato, como se puede apreciar con el auge de los podcasts. Por eso creo que la pandemia es una oportunidad para profesionalizar el radioteatro, para darle un respaldo para que tenga autoridad y deje de ser un mero relleno».

En relación con los mencionados podcasts, en la plataforma de Spotify se puede escuchar Radioteatros, una producción de Casa Sofía que cuenta con dirección de Lorena Vega. La temática que desarrolla es el propio universo del teatro nacional, pero en formato oral. El camino que propone arranca entre los años 40 y 60, evocando a la gran Niní Marshall, para pasar luego por los 80 y los estereotipos de la época.

La ecléctica María Marull, que incursionó por primera vez en el género con su obra Vuelve en la AM 750, está convencida de que «la irrupción del radioteatro se debió a la necesidad de hacer, como sea. En este momento tiene cierta facilidad de producción en relación con el teatro, lo que le abre un futuro promisorio. Con la presencialidad limitada en las salas, no dudo de que es una buena opción, porque hoy en día no hace falta mostrarlo todo, ni verlo todo: el radioteatro tiene mucho de alusivo y la obra se termina de armar en la cabeza del oyente».

Con un alcance a 60 emisoras del Interior a través de la red FARCO (Foro Argentino de Radios Comunitarias), La Compañía es un radioteatro que después de un primer año de experimentación, en lo que va de 2021 ya parece haberse instalado. «Tuvimos una muy positiva recepción en las audiencias del Interior y en FM 89.3 Radio Gráfica en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires», hace saber su impulsor, el actor Manuel Callau, que armó distintos elencos compuestos por intérpretes de primer nivel como Arturo Bonín, Ingrid Pelicori, Julieta Vallina y Alejo Ortiz. Para Callau, estas producciones «nos están permitiendo enfrentar a la pandemia desde un lugar identitario, conectando con nuestra historia, nuestros mayores, recorriendo su mismo camino, que es el nuestro y que, por distintos factores, habíamos extraviado». 


Javier Firpo