Cultura

Perspectiva regional

Luego de sucesivas ediciones, el encuentro se convirtió en un faro para los amantes del género. Además de la presencia de invitados de Uruguay, Paraguay, Cuba, Ecuador y Colombia, incluye mesas de lectura, debates y una cuidada programación teatral.

En escena. En la luna, Frida, Gabriela infinita, La memoria de Federico y Mujer foca, las piezas que integran el apartado teatral. (Gentileza CCC)

Con un interesante programa que se propone reflexionar sobre la situación de la poesía en la región, el IX Festival Latinoamericano de Poesía en el Centro se desarrollará del 15 al 20 de agosto en el Centro Cultural de la Cooperación y en el Museo Etnográfico de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Tras ocho ediciones previas que lograron aportarle una identidad sólida, el evento se transformó en un faro para la voz poética y para todos aquellos que cultivan, como productores o como lectores, el amor por la lírica. En su búsqueda por reflexionar sobre el estado actual del género, el encuentro no solo ofrece un muestrario de autores de distintos países, sino que también auspicia la reflexión teórica y el debate.     
Juano Villafañe, director del CCC, pondera esta orientación, que parte desde la letra impresa pero se abre hacia nuevas dimensiones. «Existe, en general, la condición de atender el trabajo poético en función de la propia experiencia, del trabajo con el lenguaje en cada autor y de las corrientes estéticas a las que adscribe. Pero el análisis sobre la poesía termina siempre en una posición esteticista», sostiene Villafañe. Al coronarse el trabajo con la impresión del libro se cierra un círculo, pero ese ciclo demuestra una curiosa paradoja: el artista se configura como productor de imágenes y metáforas, pero se desentiende de la forma en la que circularán socialmente. El poeta e intelectual observa que este encuentro transita otras búsquedas: «Las problemáticas del autor y el post autor, el lector y el post lector, no terminan de tener un análisis más acabado en relación a las nuevas tecnologías y a las políticas culturales, y en relación a los bienes culturales vinculados a la sociedad. Por eso abordamos cuestiones teóricas relacionadas con el lugar en donde estos bienes culturales circulan».

Diversidad y calidad
Carlos J. Aldazábal, organizador del festival y coordinador del Espacio Literario Juan L. Ortiz del CCC, señala que se «pretende expresar la diversidad de la poesía actual, con énfasis en la latinoamericana y la argentina. En este punto, se trata de expresar esa diversidad sin dejar de lado la calidad. La invitada principal es la poesía, y sus múltiples expresiones». Un recorrido fugaz por el programa revela un abanico de voces de Argentina, Uruguay, Paraguay, Cuba, Ecuador y Colombia, distribuidas en mesas de lectura y debate, una feria de editoriales específicas del género, y un espacio destinado al tango.
Este año también habrá una programación especial destinada al encuentro entre la poesía y el teatro. Para Aldazábal, este vínculo encuentra un espacio orgánico en el CCC. «El teatro también tiene sus poéticas, y siendo un festival que se realiza en el centro cultural, donde el teatro de calidad es una presencia identitaria, la reflexión sobre el vínculo, acompañada de una programación teatral, no podía dejar de estar presente», sostiene Aldazábal. Villafañe enfatiza la profundidad con la que este evento se acerca al teatro, capaz de transponer la voz del poeta con un criterio amplio: «Hemos impulsado esa relación, también, como vaso comunicante de todos los géneros literarios. Tan es así que en este festival hemos agregado a Frida, por ejemplo, un espectáculo unipersonal que permite reconocer el estado de lo poético, aunque no sea de la construcción literaria tradicionalmente entendida como poesía». También se podrán apreciar otros espectáculos, como En la luna, con Virginia Innocenti y Sergio Zabala; Sur y después, de Vicente Muleiro con dirección de Hugo Urquijo; La noche a cualquier hora, de Patricia Díaz Bialet con dirección de Mariano Dossena; La memoria de Federico, de Etelvino Vázquez, protagonizado por Cecilia Hopkins; Gabriela infinita, sobre poemas de Gabriela Mistral, con María Marta Guitart; y Mujer foca, con Maia Mónaco, Ana Yovino y Annie Stein, entre otros.