Cultura | LA CONVERSACIÓN INFINITA

Poesía representada

Bajo la dirección de Gustavo Pardi, la obra de Juano Villafañe se presenta en la Sala González Tuñón del CCC. Una pieza moderna y disruptiva.

Pareja artística. Pardi y Trinidad Vassia les dan vida a los textos del director artístico del Centro Cultural de la Cooperación.

PRENSA

La conversación infinita es una apuesta que articula la voz poética y el escenario en todas sus dimensiones. La búsqueda de nuevos horizontes y de formas diferentes de habitar los versos parece ser la línea rectora del dramaturgo, director e intérprete Gustavo Pardi. «Con esta obra me propuse poner en escena la relación de la poesía con el teatro», dice Pardi. «A lo largo de los años participé como actor en diferentes propuestas poéticas y siempre me apasionó comprobar que el espectador puede pasarla muy bien sin una historia convencional. La conversación infinita es una invitación a viajar sensorialmente por las palabras, otorgando pistas. También me propongo demostrar que el poder de la imaginación es absoluto, que cada cual puede crear su propia historia, su propia interpretación. No hay comienzo ni final», agrega.
La poesía de Juano Villafañe, director artístico del Centro Cultural de la Cooperación, fue el material primigenio con el que trabajó Pardi. «Durante la pandemia, un día nos encontramos con Gustavo y me dijo que quería hacer un espectáculo con mis textos», cuenta Villafañe. «Le entregué mi último libro, El corte argentino, y junto con todos los anteriores comenzó a trabajar en una dramaturgia posible. Con el tiempo, logró armar un gran poema dramático que cuenta una vida amorosa entre un hombre y una mujer. Las primeras interpretaciones fueron impactantes para mí. Su trabajo estaba asociado de alguna forma a mi propia forma de construir la poesía, donde muchas veces invito al otro o a la otra a que sea una de las voces del poema, converso con mis personajes, los incluyo como si hablaran conmigo. Desde ese lugar, el propio Gustavo se presentó como una suerte de alter ego donde yo me reconocía. El actor representaba al poeta y el poeta se veía representado por el actor. Desde esa lógica y con su propia actuación, armó una puesta y una dirección de actrices que me parece maravillosa», explica.

Universo de imágenes
En esta propuesta que Villafañe describe como «disruptiva, no canónica, moderna y con rasgos de una estética pop», también participan las actrices Nicole Williams, María Sol Pacheco y Trinidad Vassia. Pareja artística de Pardi, Vassia rescata la potencia que alcanza la obra: «El universo de imágenes y paisajes que ofrece la poética de Juano, combinado con la pasión de Gustavo por el trabajo con la palabra fue una amalgama perfecta para vivir un proceso tan diferente como placentero. Hubo mucha exploración, el texto permite darle lugar al juego, pero un proceso así exige muchísima entrega y confianza, algo que nunca faltó en este equipo».
El estreno de La conversación infinita coincide con las cinco décadas que lleva Juano Villafañe interviniendo en el campo artístico, aniversario que lo invita a pensar en la obra que ha producido, pero también en la que resta escribir. «Cuando uno piensa en el recorrido de su propia vida y descubre lo que ha hecho durante cincuenta años en la actividad cultural resulta realmente asombroso», afirma. «Lo que puedo decir es que esa línea del tiempo estuvo siempre atravesada por experiencias poéticas de todo tipo. Lo mejor ha sido para mí reconocer que he sido constante en todos los momentos y bajo todas las circunstancias. La entrega en la búsqueda de las transformaciones, compartir esas búsquedas de manera solidaria y participativa te demuestran que la intimidad de la poesía puede estar acompañada por la vida social y también que esta última te puede sorprender maravillosamente en la esfera privada».


Ezequiel Obregón