Cultura

Político de raza

Una de las tragedias más célebres del teatro vuelve a la cartelera porteña, con una relectura actualizada y dinámica de Jorge Vitti, protagonizada por Fabián Vena. El director y el actor describen su singular acercamiento a un personaje universal.


Clásico griego. Vitti y Vena, artífices de la obra que llega a la Sala Solidaridad. (Edipo Rey/Guido Adler)

La nueva versión de Edipo Rey tiene una combinación ideal: la sabiduría y experiencia de Jorge Vitti, director y hacedor de una versión breve y contundente, y el empuje y entusiasmo de Fabián Vena a la hora de meterse en la piel de un personaje mítico como el creado por Sófocles. Mientras que Vitti está pendiente de la rigurosidad de la letra y de los tonos que quiere imprimirle, Vena se sale de la vaina y no ve la hora de que llegue el día del estreno.       
«Estoy en esos momentos en los que todavía el cuerpo tiembla. Ponerse en la piel de semejante personaje, hacer un clásico, a esta altura de mi vida, es una fiesta», dice el intérprete. Actualizada por Vitti, la pieza desembarca en la Sala Solidaridad del Centro Cultural de la Cooperación. «Lo que más me atrae de esta historia es la dialéctica entre apariencia y verdad: hay un Edipo que es y otro que pretende ser. Lo que busco remarcar es que el principal error de Edipo no es el incesto ni el parricidio, sino lo soberbia que lo envuelve», expresa Vitti, didáctico.  
«La tragedia de Edipo es una de las más representadas de todo el teatro griego, por lo que no deja de ser un texto ejemplificador de nuestro tiempo: un pueblo que sufre y un mandatario que cae en la persecución de su propia persona sin saberlo. La ambición y la soberbia hacen de este héroe una víctima», se explaya Vitti, director de Shakespeare, todos y ninguno.

Simpleza y contundencia
Vena se remonta a los orígenes del proyecto, cuando recibió la sorpresiva propuesta. «Jorge me llamó con la excusa de hablar sobre Alfredo Alcón, ya que él estaba terminando de hacer un libro sobre sus memorias, Biografía en primera persona, y yo había tenido la suerte de trabajar con Alfredo en Las variaciones Goldberg. De repente, me dice: “Quiero que leas esta versión de Edipo Rey, me gustaría que la hicieras vos”. Y me alcanza el texto. Claro, mi primera reacción fue de desconcierto, incredulidad. Pero después de leerlo no paré de temblar y de sudar frío: quedé anonadado por su ferocidad», grafica el actor, que asegura que está ante uno de los desafíos más importantes de su vasta trayectoria. «Lo que más me atrajo es la actualidad de la versión, porque el Edipo que interpreto se desespera por contar su verdad, al punto de que es capaz de perderlo todo con tal de lograr su misión. Este Edipo es un político de raza, que está dedicado al pueblo, al que escucha. Y no le importa ir contra sus propios beneficios, con tal de no defraudar a su gente».
Ambos enfatizan que esta versión posee simpleza y contundencia, sin ese barroquismo típico de los clásicos. «La acción y la trama acá son terrenales, aptas para un público con hambre de conocer más sobre historia, sobre los inicios de lo que hoy es la democracia, porque Edipo fue un rey elegido y amado por el pueblo», señala Vitti. «Toparse con un clásico no es mala palabra, no muerde, no es un mero formalismo y recitación», agrega Vena, a su turno.
El actor puntualiza que Vitti es «un director meticuloso, exigente, pero a la vez cálido y generoso, que acompaña a cada uno de los actores». El elenco se completa con Alejandra Darín, Willy Lemos, Alfredo Castellani, Eduardo Cutuli, Claudio Mattos y Juan Carlos Ricci. «No tengo más que rendirme ante la sabia mirada teatral de un maestro como Vitti. Yo me dejo llevar, voy a ciegas hacia lugares insospechados, lo que me obliga a desandar un camino sin destino que, en esta etapa de mi carrera, agradezco calurosamente», sonríe Vena.
«¿Por qué estoy haciendo una versión de Edipo? Y la respuesta es: no tengo la menor idea. Pero, como contrapartida, es el teatro que disfruto hacer, y el que más me fluye», expresa el director. ¿Qué lugar podrá encontrar la obra en la nutrida cartelera de la avenida Corrientes? «Edipo es necesario, diferente a todo, porque es un clásico y porque se trata de una versión divertida», responde Vitti. Completa Vena: «Tiene el interés y la atracción de una novela policial».