Cultura | OTRAS DISCIPLINAS

Primera persona

«¿Esto es verdad?». La pregunta sobre la que radica, al menos en parte, la fascinación de las artes escénicas, está detrás de muchos espectáculos actuales de danza. Pero lo mismo sucede en otras disciplinas. El interrogante no es ajeno, por caso, a la corriente teatral que se enmarca en el biodrama. Referente en la materia, Vivi Tellas ha hecho numerosas obras en las que las vidas de sus intérpretes son el tema central, como sucedió en Los amigos: allí Fallou Cisse y Mbagny Sow escenifican su historia como inmigrantes senegaleses en la Argentina. Por su parte, Maruja Bustamente y Mariela Asensio actualmente hacen La casa oscura, donde plasman con música y humor ciertas problemáticas de salud mental. En el terreno literario se podría mencionar a Las malas, de Camila Sosa Villada. La autora ya había comenzado a indagar en el relato de su propia vida en el teatro, con Carnes tolendas, retrato escénico de un travesti. El límite entre verdad y mentira, realidad y ficción también se vuelve difuso en el cine. En La edad media, la reciente ganadora en la categoría Mejor largometraje del Bafici, la pareja integrada por Alejo Moguillansky y Luciana Acuña se filma, junto con su hija Cleo, en la vida doméstica compartida durante los meses más duros de la pandemia.