Cultura | CAMPO MINADO

Recuerdos en escena

Campo minado volvió al Teatro San Martín como parte de la conmemoración de los 40 años de la guerra. El trabajo que hizo su directora fue extraordinario. En los primeros ensayos, Arias le pidió a cada uno de los veteranos que llevaran diarios y escritos que registraran sus pensamientos y sentimientos sobre Malvinas. Y luego trabajó sobre esas impresiones. Los recuerdos, dijo, «se sabe dónde empiezan pero no dónde terminan». Se trata, de alguna manera, de una pieza de autoría colectiva. Eso piensa Marcelo Vallejos, excombatiente y actor. En la guerra operó morteros. Luego del regreso al continente, la pasó mal. Tuvo secuelas que contemplaron alcoholismo, drogas e intentos de suicidio. «No soy actor. Cuando me convocó Lola Arias fue difícil para mí», dice. «Me costó tomar la decisión. Tenía dudas de trabajar con exsoldados ingleses. Era incapaz de ver que detrás de cada inglés había un ser humano. Ahora siento que me saqué una mochila de encima. La obra sirvió para calmar mi dolor. Cada vez que subo a escena, siento que vivo una experiencia sanadora».