Cultura

Solo los chicos

Las canciones de Los Beatles, Pink Floyd, Spinetta, Charly García y Soda Stereo tienen sus versiones destinadas al público infantil. Divididos, en tanto, adapta su show para los más bajitos. Claves de una movida que llega a los megafestivales.

Fans. Mollo saluda a sus pequeños y enfervorizados seguidores en pleno concierto. (Prensa Divididos)

El legado de Los Beatles, Pink Floyd y Metallica, por citar a tres bandas de todas las épocas, cuenta con álbumes propios adaptados para los chicos. Mientras que un peso pesado de la escena local como Divididos adapta su show para el público infantil, el desembarco del festival Lollapalooza incluye un espacio destinado a los más bajitos. Al parecer, muchos padres rockeros se ven urgidos de hacerles escuchar a sus hijos un cancionero que les es propio y que, a la vez, les pertenece a muchas generaciones. ¿Cómo encadenar esa sucesión de eslabones tan extensa?
Rockabye Baby! es un sello de Los Angeles dedicado a la música infantil, especializado en versiones de todos los estilos. Para celebrar sus primeros 10 años, publicó un compilado (Birthday Party, 2016) con temas de David Bowie, LCD Soundsystem y Outkast, entre otros: son versiones para cuna con esos sonidos tan propios de los sonajeros y los pianitos de juguete. En el mismo plan, la compañía local RGS Music lanzó la colección «Babies Go», a partir del repertorio de Spinetta, Charly García, Soda Stereo, Fito Páez y Los Fabulosos Cadillacs, entre otros.
Más allá de la viveza comercial, antes de que esto sucediera algunos padres hicieron fade-out de las canciones típicas como «Arrorró mi niño», para subir el volumen de himnos del rock y convertirlos en canciones para dormir a sus hijos. Seguidor del cuarteto irlandés U2, Pablo Theiler adoptó esa práctica con su hijo Homero. «Los temas que más lo sedaban de bebé eran “Stay” y “Stuck in a moment”. Mientras lo hamacaba para que se durmiera, yo modificaba la parte de “Stay” que dice “New Orleans, London, Belfast and Berlín”, y cantaba sobre la pista “Junín, Lomas, Banfield, Temperley”. Muchos años después, escuchando una versión en vivo, sin jamás haber hablado de eso, Homero me preguntó: “¿Bono no menciona más las localidades de acá?”».

Juguetes perdidos
A fines de 2017, Divididos produjo un hecho inédito en su vasta historia: un recital solo para chicos. El trío encabezó en el Teatro Flores una función para menores de edad, una modalidad que repitieron en febrero pasado. Las entradas del show inaugural se agotaron en apenas una hora. El efecto que generan hits como «El burrito» o «El 38» parecen no distinguir edades.

(Prensa Lollapalooza)

En la productora de la banda, aseguran que hace rato que la idea rondaba por la cabeza de Ricardo Mollo, Diego Arnedo y compañía, aunque recién ahora pudieron llevarla a cabo. «En varios recitales vimos a los adultos con chicos y pensamos cómo sería un show con más presencia de chicos que de grandes. En un punto, era invertir la ecuación», dice Gastón Montells. El ingreso tuvo sus reglas estrictas: no podían acceder los mayores de 18 años que no fueran acompañados por un menor.
La movida también se filtró en los megaeventos. «Dentro del mundo Lollapalooza, hay un festival para chicos», explica Jorgelina Aguirre, encargada de la programación del Kidzapalooza, la sección del festival itinerante que tendrá su nueva edición los días 16, 17 y 18 de marzo, en el Hipódromo de San Isidro.
 La pregunta inevitable es cuáles son los parámetros para la elección de los grupos. «Buscamos bandas que tengan trayectoria y que estén apoyadas en un muy buen concepto o calidad musical, aunque también pueden no ser del mundo infantil», sintetiza Aguirre. Está bueno que los chicos oigan otro tipo de música, que los convoque por lo divertido o por lo original. Lo más destacado de la nueva edición serán los shows de Babel Orkesta, Mariana Baggio, Mariana Baraj, Koufequin y Rayos y Centellas». Los pibes celebran, ¿será con pogo?