Deportes

Altas promesas

Con 21 años, el santiagueño de dos metros de altura brilla en la Liga Nacional de Básquetbol jugando para San Lorenzo, mientras se perfila como un importante recambio en el seleccionado. Su infancia humilde y el interés de clubes europeos y la NBA.


Habilidad. Deck y la pelota, en un encuentro ante Argentino de Junín del actual torneo. (Télam)

Colonia Dora es un pequeño pueblo de Santiago del Estero que vive de la agricultura. Con poco más de 2.000 habitantes, situado cerca del río Salado y a 174 kilómetros de la capital de la provincia, es uno más de tantos poblados por los que pasa el Ferrocarril Mitre en su ramal Buenos Aires - Rosario - Tucumán. Los dorenses suelen vanagloriarse de ser la primera colonia agrícola de la provincia, pero desde hace un par de años su orgullo tiene nombre y apellido: Gabriel Deck, basquetbolista de 21 años que brilla en la Liga Nacional y la selección argentina.
Deck comenzó su carrera en el club Quimsa de Santiago y actualmente juega en San Lorenzo, pero antes de su paso al profesionalismo, el santiagueño de dos metros de altura construyó sus sueños desde el Club Mitre de su pueblo. Tortuga, como lo conocen en su entorno, anotó allí sus primeros tantos y comenzó a mostrar algunos de sus movimientos aprendidos en el patio de su casa, donde jugaba con su hermano en un aro improvisado que le armó su padre con un manubrio de tractor.
A los 13 años, su profesora de educación física lo recomendó para que pudiera probarse en Quimsa. En el club de la capital provincial le dieron contención y respaldo: además de buena ropa para entrenar –el jugador había llegado con zapatillas rotas–, las autoridades le consiguieron una casa. Con otras comodidades, Deck comenzó a entrenarse y a exhibir sus condiciones. Tan rápido fue su desarrollo que a los 15 años debutó en la Liga Nacional ante Quilmes de Mar del Plata. Paradojas del destino, el anhelo de Deck siempre había sido ir a ver un partido de Quimsa, pero la precaria situación económica que atravasaba su familia no le permitió a sus padres cumplirle el sueño: «Él siempre me pedía que lo llevara a ver un partido de Quimsa, pero nunca pude. Y ahora está jugando ahí...», contaba Nora, su madre, en una entrevista al canal DXTV.

Rápido ascenso
Su progreso fue meteórico. Rápidamente se ganó un lugar en el conjunto santiagueño y, a la vez que el club crecía deportivamente y contrataba jugadores de renombre en el ámbito local como Robert Batlle o Nicolás Aguirre, Deck elevaba su nivel. En Quimsa ganó el torneo Súper 8 en 2014 y la Liga en la temporada 2014/15, donde además fue elegido como el Jugador de Mayor Progreso. Para esta campaña recaló en San Lorenzo, el flamante campeón que aspira a repetir y que, con Deck, se sigue luciendo con su juego y más aún: ganó el torneo Súper 4, disputado en Corrientes, a comienzos de año.ç
Tortuga es un ala pivot polifuncional. Juega bien de espaldas al aro y de frente. Si bien aún le resta trabajar su tiro de tres puntos, su potencia y destreza, pese a su gran altura, lo convierten en un jugador versátil, muy activo en ataque y difícil de marcar. Estas cualidades, y su mentalidad ganadora, llamaron la atención de clubes europeos y de los scouts (reclutadores) de la NBA, que quedaron sorprendidos con su nivel cuando San Lorenzo viajó a Toronto para disputar un amistoso ante los Raptors, el equipo de la ciudad. Incluso otros dos equipos de la NBA, Utah Jazz y Milwaukee Bucks, se mostraron interesados en sumarlo.
Mientras tanto, Deck se va ganando un lugar en la selección argentina. Con la Generación Dorada en retirada, ya sin Emanuel Ginóbili ni Andrés Nocioni, el santiagueño se suma a la nueva camada de jóvenes que integran nombres como Facundo Campazzo y Nicolás Laprovittola. En ellos recaerá, al cabo, la presión por defender el prestigio del básquet argentino en los próximos años.  Por lo pronto, Deck ya sabe lo que es ponerse la camiseta argentina y rendir: fue el goleador del Mundial Sub17 en 2012 y disputó los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 con la mayor. Ahora, claro, le toca otro protagonismo.