Deportes

Boxeo de exportación

El equipo Maidana, patrocinado por el excampeón mundial santafesino, agrupa a destacados púgiles con el fin de fortalecer su preparación en Estados Unidos para insertarlos en la élite. Entretelones de una fuerte apuesta que no descuida el negocio.

En familia. Fabián Maidana, una de las grandes promesas, en una pelea en Buenos Aires. (Télam)
No es algo inédito que los boxeadores argentinos viajen a Estados Unidos para subir a la cima del deporte. El Día del Boxeador, en Argentina, se conmemora  el 14 de setiembre debido a que en ese día y mes de 1923  Luis Ángel Firpo sacó del ring a Jack Dempsey, en Nueva York, si bien luego cayó por nocaut. Lo que sí aparece como una novedad en los últimos años es un equipo de boxeadores argentinos que pega el salto a Estados Unidos y de ahí comienza a escalar en el boxeo: Brian Castaño, campeón interino de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en la categoría superwélter, único argentino campeón mundial en la actualidad, pertenece a ese equipo: el Team Maidana, que le debe el nombre a Marcos El Chino Maidana, el santafesino excampeón del mundo que fue por la gloria cuando enfrentó dos veces al estadounidense Floyd Maythweater. El último argentino que perdió el título mundial, Jesús Cuellar, excampeón pluma de la AMB, también pertenece al Team Maidana. El socio de Maidana en esta historia, el hombre clave, se llama Sebastián Contursi, un periodista que se convirtió con el paso del tiempo en empresario en la industria de los puños.

Contactos de golpe
«Que haya tantos boxeadores argentinos en Estados Unidos es algo atípico», dice, sin embargo, Marcelo Domínguez, excampeón del Consejo Mundial, y agrega: «Porque no solo se entrenan, sino que pelean y ganan. El boxeo argentino está en una fase de exportación». En el Team Maidana, además de Fabián TNT Maidana, hermano del Chino, y de Alan Castaño, hermano de Brian, hay otros púgiles que ya fueron campeones del mundo y que quieren volver a serlo, y con proyección: Cuellar, Diego La Joya Chaves, Javier  La Bestia Maciel, Sergio Checho López, Sebastián Heiland y Neri Romero. Los miembros del Team suelen entrenarse en Oxnard, California, con sus preparados y con entrenadores de primer nivel. Intercambian los sparrings para no esquematizar los guanteos y varían hasta los gimnasios. Más allá de la promesa de una mejor paga, es una preparación que, muchas veces, en Argentina no encuentran o que no les exigen los promotores.
«Lo que se formó es un equipo argentino. Allá trabajan con gente como Robert García, con cracks. Siempre hubo boxeadores que emigraron solos, como Carlos Baldomir y mil más. Contursi es un tipo muy inteligente, y tiene armadito su circo», dice un entrenador que conoce de cerca al Team Maidana. Contursi trabajaba con Mario Margossian, expromotor de Maidana, y cuando cortó la relación, el Chino se sumó a su proyecto. Margossian, junto con Osvaldo Rivero, son los promotores de boxeo que monopolizan el mercado argentino, protegidos por la Federación Argentina de Box (FAB) en alianza con el canal TyC Sports. Asociado con Los Rodríguez Boxing Promotions y la reciente cadena televisiva TNT Sports, el Team Maidana desembarcó en el país con un festival el 25 de agosto en el club El Porvenir, de Quilmes. El cambio de presidente en la FAB después de 24 años –de Osvaldo Bisbal a Luis Romio– le dio un poco de aire. «Las condiciones de la Federación Argentina de Box y de muchos de los promotores argentinos hicieron que hayamos elegido otro camino –reconoce desde Los Ángeles a Acción Contursi–. Y, lógicamente, muchos no están contentos. Ni yo los quiero ni ellos me quieren». Los contactos de Contursi en Estados Unidos van desde el venezolano Gilberto Mendoza, presidente de la AMB, hasta Al Haymon, el mánager de Mayweather.
«Maidana dejó una marca indeleble en los corazones y las mentes de los aficionados al boxeo en el mundo y ahora lleva la bandera de otro grupo de luchadores con serias posibilidades de añadir nuevos logros a la ya profusa lista de títulos de su país», escribió el periodista Diego Morilla en The Sweet Science, sitio especializado en boxeo. Maidana, antes de las peleas con Mayweather, se internó en Oxnard. Estuvo a punto de lograr lo que nadie logró. También Sergio Maravilla Martínez se sometió con su equipo a la puesta a punto en California, como Lucas Matthysse para la última pelea después de cambiar el chip y dejar de entrenarse en su querida Junín. Fue victoria por nocaut ante el estadounidense Emmanuel Taylor en Las Vegas, el 6 de mayo. Fue, sobre todo, la reinserción de Matthysse en las grandes carteleras de la meca del boxeo.
¿Es imprescindible ir a Estados Unidos para ser campeón mundial?, pregunta Acción a Contursi, la cabeza del Team Maidana. «No,  absolutamente. Además, algunos se adaptan y otros no tanto. Es duro, no solo por estar lejos de tu país y de tus seres queridos. Las concentraciones son rutinarias, con limitaciones de horario, de idioma, aunque nosotros tenemos nuestra estructura. En Argentina hay buenos entrenadores, pero quizá lo que no hay es apoyo. Hay que invertir dinero y los promotores argentinos no invierten. Si nos basamos en los fríos pero reveladores números, los casos más relevantes de los últimos años fueron Baldomir, Maidana, Maravilla, Cuellar. Algunos se focalizan mejor fuera de su hábitat natural. No es imprescindible, pero nosotros lo preferimos».
El Team Maidana, casi 94 años después de la pelea de Firpo ante Dempsey, y después de muchas consagraciones argentinas, elige viajar a Estados Unidos para intentar ubicar el boxeo, sin dejar de lado el negocio, en lo más alto del mundo.