Deportes

Después de la legión

Apenas tres jugadores menores de 26 años se ubican entre los 100 primeros del ranking, mientras no se observan juveniles para competir contra los mejores a corto plazo. El trabajo formativo y la transición en el circuito según la mirada de especialistas.


Kicker. El representante nacional cumplió una buena tarea en el último Roland Garros. (Bonaventure/AFP/Dachary)

Luego de obtener por primera vez en la historia la Copa Davis, existe un vacío en el tenis argentino. Más allá de que no emerge una figura a la altura de Juan Martín del Potro –último gran exponente de la Legión Argentina–, solo dos jugadores de 24 años se ubican entre los 100 del ranking de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP): Diego Schwartzman y Nicolás Kicker. A ellos se les suma Renzo Olivo, de 25 años, otro integrante de la Generación 92. Los tres tuvieron un papel destacado en Roland Garros, el último Grand Slam. Sin embargo, hay que remontarse por debajo de los 300 en el ranking para encontrar a un argentino de 24 años: Pedro Cachín. Y, si bajamos la mirada a los jugadores juniors, los menores de 18, los cinco varones que se presentaron en el polvo de ladrillo de Roland Garros perdieron en el primer partido. El último campeón allí fue Agustín Velotti, cuando venció en la final de 2010 a Andrea Collarini, que  nació en Estados Unidos pero compite para Argentina en los torneos oficiales. Antes, Mariano Zabaleta le había ganado a Mariano Puerta en 1995 y Guillermo Coria a David Nalbandian en 1999. ¿Crisis, transición o, simplemente, un cambio en la edad en que se asientan los tenistas?     
«Es un cúmulo de cuestiones –responde Marcos Zugasti, periodista del sitio Fue Buena–. El promedio de edad de los mejores 200 subió bastante y cada vez se hace más difícil ser regular para los jóvenes, incluso llegar. Quizá Kicker, Schwartzman y Olivo lograron cierta regularidad por distintas razones y se mantienen en ese nivel. Pero otros de esa generación, como Facundo Argüello, que estuvo Top 100, o Velotti y Collarini, que están intentando remarla desde los torneos Futures, no pudieron. Es algo normal, una meseta después de lo que fue la Legión Argentina». Otro factor determinante es que un título en juniors es parte de un proceso de aprendizaje, no un salto directo a la primera línea. Schwartzman, el segundo tenista argentino en el ranking detrás de Del Potro, no era la figura que sobresalía entre los jugadores cuando tenía edad de juniors.

Procesos largos
El extenista Martín Vassallo Argüello, que alcanzó el puesto 71 en su carrera, prepara en la actualidad a juveniles para la inserción en el alto rendimiento en la academia Cancha 1. «Una de las grandes luchas y aportes que tenemos que hacer quienes hemos vivido el profesionalismo es hacerles entender a los chicos, a los padres y a los entrenadores que el proceso es muy largo», marca Vassallo Argüello, quien también trabajó con jóvenes en la Secretaría de Deporte de la Nación. «El resultado a nivel juveniles no garantiza un éxito en el profesionalismo y hay que trabajar para construir mejores jugadores, no para que tengan mejor ranking en juveniles. Eso les genera mucha confusión, ansiedad, y creen que ya están listos para el profesionalismo y después tienen muchas frustraciones».
La Argentina se coronó campeona mundial Sub 14 y logró el tercer puesto en sub 16 en 2016. En el equipo de la Copa Davis sub 14 se destacó Román Burruchaga, hijo de Jorge, campeón del mundo en fútbol en México 1986. El año que viene, con 16, competirá entre los juniors, con dos años de desventaja. Entre los sub 16 se destacó Sebastián Báez, quien también cayó en Roland Garros, y cuenta con talento para emprender una carrera profesional. «Son chicos con potencial –cierra Zugasti–. Quizá no pudieron rendir a nivel en un torneo grande. Lo que sí pasa es que no hay tantísimos jugadores que veas que puedan llegar a ser increíbles, como Del Potro, Coria y Nalbandian». En ese punto, acaso, está la transición: tratar de mantenerse con el material disponible hasta que surja un juvenil capaz de ubicarse entre los mejores tenistas del mundo.