Deportes | SERGIO AGÜERO

El Kun en el Olimpo

El delantero anunció su retiro por una afección cardíaca. Con alma de potrero, sus logros y gambetas lo ubican en la mesa de los grandes del fútbol argentino.

Referente. Después de Messi y Batistuta, es el jugador con más goles en el equipo albiceleste.

AVILA / AFP / DACHARY

Dentro y fuera de la cancha, Sergio Agüero fue el socio ideal de Lionel Messi. Se ganó ese lugar no solo por amistad sino también por su nivel como futbolista. Se hicieron inseparables desde que compartieron habitación cuando empezaban en los juveniles de la selección. Quisieron cumplir el sueño de jugar juntos en equipo de liga y no lo lograron por poco. El año pasado, cuando el Kun llegó al Barcelona, Messi se fue al PSG. Ya se sabe cómo termina la historia: este miércoles 15 de diciembre de 2021, Agüero, de 33 años, confirmó su anunciado retiro del fútbol profesional por un problema cardíaco de vieja data.
Con 101 partidos y 42 goles, Agüero es el tercer máximo goleador del seleccionado. Lo superan Messi por casi el doble (80) y Gabriel Batistuta (56). Este año, con Lio, dieron el primer y único grito grande con la selección al ganar la Copa América. Nada menos que en el Maracaná y ante Brasil; pero el Kun fue suplente. Más allá de eso, Agüero ganó con el equipo nacional los Juegos Olímpicos en 2008 y el Mundial Sub 20 en 2005 y 2007.
El tridente conformado por Messi, el Kun y Ángel Di María fue lo último que quedaba de una camada de jugadores argentinos que le dieron al seleccionado un potencial internacional increíble. Potencial que no pudo alcanzar su máximo con una Copa del Mundo. Estuvieron muy cerca de conseguirlo en 2014, cuando dirigidos por Alejandro Sabella el equipo cayó en la final ante Alemania. Perder dos finales de Copa América ante Chile (2015 y 2016) resultó un karma que recién se saldó en la última edición. Fue una injusticia menospreciar los resultados de esa generación por no ser campeones. 
Pero el Kun no solo dejó su huella en la selección. En Manchester City, protagonista en la Premier League inglesa, una de las más competitivas del mundo, vivió 10 años inolvidables (de 2011 a 2021). Sus números dan cuenta de la magnitud de su figura: 390 partidos, 260 goles y 73 asistencias. A ello se añaden 15 títulos nacionales y ser el cuarto goleador en la general de la historia de la Premier y primero entre los extranjeros. Y es el más ganador de la historia del club de Manchester. Los hinchas lo veneran.

De abajo hacia arriba
Los ingleses lo veneran más, incluso, que los de Independiente, divididos entre quienes guardan los mejores recuerdos por su condición de hincha y sus tres años fabulosos y aquellos que le recriminan no haberse retirado en el club, como solía decir. Sin embargo, sus goles a Racing en el Apertura 2005 en la Doble Visera y en el Clausura 2006 en el Cilindro serán por siempre una estampa sentimental. Debutó con 15 recién cumplidos en un Independiente-San Lorenzo cuando al Rojo lo dirigía Oscar Ruggeri; pero su gran momento lo vivió con Julio Falcioni como entrenador al convertir 18 goles en 38 partidos. Fue tal su nivel que con apenas 18 años se fue al Atlético de Madrid por 23 millones de euros. Allí anotó 100 goles en 230 partidos y consiguió dos títulos: Europa League 2009/10 y Supercopa de Europa 2010/11.
Su historia tiene varios paralelismos con la de Diego Maradona y la de otros pibes que surgieron desde lugares muy humildes y llegaron a la cima del fútbol. Por caso, el Kun nació el 2 de junio de 1988 en una familia en la que faltaba el dinero. Se crió en calles de tierra de Quilmes y en potreros barriales. Entró a Independiente por mediación del periodista partidario Eduardo González, quien le financiaba los viáticos para que vaya a entrenar en colectivo. El club le dio empleo a su padre. Con Gianinna, una de las hijas de Diego, tuvieron un hijo, Benjamín. A pesar de la trascendencia, el Kun siempre fue celoso de su vida privada.
Y otra coincidencia con su exsuegro es que el 30 de octubre, el día en que Maradona hubiese cumplido 61 años, el Kun debió retirarse de la cancha en un Barcelona-Alavés por una arritmia. Fue su último partido como profesional con la camiseta que también vistió Diego. Agüero, como Maradona, Messi y otras leyendas, bien merecido tiene su lugar en el Olimpo del fútbol argentino.


Alejandro Duchini