Deportes

Escuela sanjuanina

Con su victoria sobre Bolívar, el otro gran animador del torneo, UPCN ratificó su dominio al conseguir su sexto título consecutivo, asentado en un proyecto con bases sólidas y a largo plazo liderado por su entrenador, Fabián Armoa.  
Ganador. Remate de un jugador de upcn ante el bloqueo de Bolívar. (Télam)

Cuando llegué acá, lo primero que me preguntó el presidente era si íbamos a salir campeones. Tuve que decirle que no, que íbamos a ir de a poco. Y hoy somos hexacampeones». Era abril del 2008 cuando Fabián Armoa, el autor de la frase, el entrenador de upcn, llegó a San Juan para comenzar con la que hoy ya es una dinastía. Fue entonces cuando se hizo cargo de un equipo que en ese momento apenas podía soñar con lograr un cuarto de lo que consiguió ocho años después. Con el reciente triunfo de mediados de abril en la final ante Bolívar, ganó su sexta Liga Argentina de Vóleibol consecutiva, bajó del trono al club que Marcelo Tinelli catapultó a la gloria, Bolívar, y se transformó en el nuevo faro de este deporte. «Esto es la vigencia de un proyecto construido en base a mantener una idea en el tiempo. Detrás de upcn hay un recurso económico importante pero también hay mucho trabajo y a largo plazo». Armoa habla y deja al desnudo la receta del éxito de este club que empezó en 2007 como una escuela de vóley pero que tuvo la ambición de triunfar. Así fue como José Villa, el secretario general de la Unión del Personal Civil de la Nación, inició el proceso al lograr que upcn Vóley compita oficialmente. Después de batallar en el ascenso, ya con Armoa en la conducción técnica se cumplió el sueño de ser parte de la Liga Argentina en 2008, cuando lograron comprar la plaza que dejó geba. Desde allí todo fue crecimiento y éxito: en el país, consiguió seis títulos de Liga Argentina, un Súper 8, cuatro copas Master y tres copas Aclav. Pero también logró sobresalir a nivel internacional al participar en tres mundiales de Clubes (en dos ocasiones, finalizó tercero) y ganar dos torneos sudamericanos en siete participaciones (2013 y 2015).   Todo un clásico Este upcn es un equipo que quedará en la historia. Y como en toda historia, tiene a su archirrival: Bolívar. La de abril fue la cuarta definición entre estos equipos, los más ganadores de la Liga. El Celeste, dueño de seis Ligas, obtuvo la última de su cosecha en la 2009/10, justo ante los sanjuaninos, mientras que el Gremio inició su racha de media docena de títulos en la temporada siguiente tras su victoria sobre Bolívar, a quien también vapuleó en la definición 2014/15. El duelo entre estos dos equipos, como se advierte, constituye un verdadero clásico de la competencia. En esta temporada, el Gremio volvió a ser una máquina. Terminó invicto como local y también se quedó con marcas individuales. El búlgaro Nikolay Uchikov, por caso, fue el mvp (jugador más valioso) del certamen con 126 puntos; Javier Filardi, el capitán, consiguió su séptima Liga Argentina y ahora es el máximo ganador, y el propio Armoa, redondeó este inédito sexteto de coronas. «Tuvimos la mentalidad ganadora de siempre pero también buenos jugadores. Hay muchos atletas que tienen dinero, pero pocos que tienen la gloria. Es un orgullo», cierra Armoa, con el deseo cumplido de Pepe Villa, el presidente, ese que hace siete años le preguntó si iban a poder ser campeones... ---Gustavo Pando