Deportes

Joya nacional

El cordobés de 21 años, otro argentino que brilla en el calcio italiano, es seguido de cerca por importantes clubes europeos y se perfila como una alternativa en el Seleccionado que dirige Gerardo Martino.
Gol a gol. Dybala, que arribó al Palermo en 2012, es una de las figuras del torneo. (AFP/Dachary)

Suele señalarse con insistencia que la fábrica de talentos futbolísticos de la Argentina ya no produce figuras. Que los cracks de antes ya no aparecen. Que la codicia de los representantes, las necesidades de las familias y las facilidades que encuentran los jugadores apenas aparecen en Primera División conspiran contra su formación. Pero una y otra vez nuevas joyitas, surgidas de los potreros nacionales, contradicen esta máxima repetida hasta el hartazgo desde hace varios años. Ese argumento es sostenido por un sector del periodismo que conjetura una crisis futbolística que lejos está de la realidad, ya que lo desmienten tanto los resultados deportivos como la calidad y cantidad de jugadores que asoman por estas tierras y emigran para desparramar su talento por Europa. Paulo Dybala es un caso ejemplificador. Cordobés, de 21 años, este mediapunta zurdo deslumbra al fútbol italiano con la camiseta del Palermo, en el que hace dupla con otro coterráneo, el también cordobés Franco Vázquez, de 26 años, quien también seguramente dará el salto a un equipo de mayor envergadura en poco tiempo. Dybala debutó en Instituto de Córdoba en la B Nacional en la temporada 2011/12. La misma categoría en la que participó River Plate, y que terminó coronando campeón al elenco millonario. El cordobés, con apenas 17 años en aquel entonces, fue la figura de su equipo y el mayor responsable futbolístico de que La Gloria pelease hasta el final por un lugar en Primera División, a la que finalmente no pudo acceder tras caer ante San Lorenzo en la instancia de promoción. En aquella campaña, el zurdo anotó 17 goles en 38 partidos y despertó el interés de todos los equipos grandes de la Argentina, que no pudieron competir con los euros ofrecidos desde el Viejo Continente. El Palermo italiano se quedó finalmente con la joven promesa, y aún hoy disfruta del talento de un jugador con una proyección inmensa. En las primeras dos temporadas en Italia el cordobés no deslumbró, pero ayudó a que su equipo retornase a Primera División tras el descenso sufrido en 2013. Pero incluso en esas campañas, Dybala ya mostraba algunos retazos de su juego, que iba a explotar en el actual campeonato. En enero pasado, la dirigencia del Palermo rechazó varias ofertas por el cordobés y hasta su presidente, Maurizio Zamparini, llegó a decir que el jugador «no vale menos de 40 millones de euros», tras la gran cantidad de consultas que llegaban a Sicilia pidiendo cotización. Borussia Dortmund (Alemania), Manchester United (Inglaterra), Barcelona (España), Paris Saint-Germain (Francia) y Juventus (Italia), son algunos de los que mostraron interés por el delantero argentino, que en la actual temporada lleva anotados 12 goles en 24 partidos en la Serie A. Corazón albiceleste No es casualidad que la Juventus lo busque, ya que el conjunto de Turín perderá a una de sus figuras el año que viene. Se trata nada menos que de Carlos Tevez, jugador con quien es comparado Dybala en Europa, aunque su forma de jugar se asemeje más a la de Sergio Agüero (Manchester City), o incluso a la de Lionel Messi (Barcelona). Con un estilo de juego refinado, una zurda muy precisa y un gran olfato goleador, Dybala enamora a propios y extraños en Palermo. Tanto, que en uno de sus últimos partidos, y tras una gran actuación, el diario Il Giornale di Sicilia le dedicó unas palabras más que elogiosas: «A sacarse el sombrero y aplaudir de pie a este fenómeno». El cordobés, que cumplirá 22 años en noviembre, ya fue sondeado por la Selección Italiana, aunque él prefiere jugar para Argentina: «Italia tiene una gran tradición, ganó cuatro veces la Copa del Mundo. Pero nací y me siento argentino. Cuando jugaba de chico, soñaba con la Selección Argentina», declaró hace unos meses, luego de que el propio Antonio Conte, entrenador de la Azzurra, hiciese público el interés por nacionalizar al ex Instituto. Gerardo Martino ya tomó nota y sabe que Dybala será uno de los delanteros del futuro en la Albiceleste, que cuenta con una gran cantidad de atacantes, muchos con presente y otros con futuro, que aseguran el recambio generacional. En este segundo grupo aparece Dybala junto con otros jóvenes talentos como Luciano Vietto (21 años, Villarreal de España), Mauro Icardi (22, Inter de Italia) y Guido Carrillo (23, Estudiantes de La Plata). Pensando en la Copa América, a disputarse en Chile a mediados de 2015, el entrenador argentino ya tendría entre tres y cuatro puestos asegurados en la delantera. Messi, Agüero y Tevez parecen ya tener su habitación asignada en Chile, mientras que Gonzalo Higuaín seguramente también será parte de la convocatoria. Por lo que quedarían uno o dos lugares más en la lista, dependiendo de lo que decida el Tata. Y el cordobés tiene muchas chances de ocupar uno de ellos. Por lo pronto, Dybala ya está en boca de todo el mundo futbolístico, y seguramente en el próximo mercado de pases pasará a formar parte del plantel de uno de los grandes equipos de Europa. Un justo reconocimiento, al cabo, para un futbolista que honra el estilo argentino en las mejores ligas del mundo. ---G. E.