Deportes | CARLOS TEVEZ

Jugada de riesgo

En medio de la crisis que vive Rosario Central, el exfutbolista encara su primera experiencia como DT. Los lazos con el poder y el reclamo de los socios.

Gigante de Arroyito. El exdelantero junto a sus colaboradores, en la presentación ante Gimnasia y Esgrima La Plata, el 24 de junio. Su equipo cayó 1 a 0.

TÉLAM

Carlos Tevez ya debutó como entrenador de Rosario Central. Fue derrota 1-0 ante Gimnasia La Plata en el Gigante de Arroyito por la Liga. Este martes debía jugar frente a Quilmes por la Copa Argentina, pero la AFA canceló el partido y Claudio Tapia, el presidente de la AFA, le cedió a Tevez el predio de Ezeiza para que se concentre durante una semana con el plantel. El ahora entrenador le había dicho a Tapia que no conocía a los futbolistas. Un favor de amigo íntimo. En el partido ante Gimnasia, Tevez firmó la planilla como entrenador sin ser entrenador. En las últimas horas, la Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino (ATFA) intimó vía carta documento a Central a que presente la documentación: el carnet y el título. A Tevez lo acompañan en el cuerpo técnico su hermano Miguel –él sí con título, firmó como DT asistente– y sus otros dos hermanos, Diego y Ricardo, quienes firmaron como aguateros. Detrás de la polémica llegada de Tevez a un diezmado Rosario Central, como si faltase un condimento, se encuentra, además de Tapia, Christian Bragarnik, el empresario más poderoso del fútbol argentino. Carlitos vivirá su primera experiencia como entrenador en Rosario, una ciudad más que exacerbada por la pelota. Y en Central, un club de raigambre popular.
A cuatro meses de las elecciones, con el último balance rechazado y un pasivo de al menos 15 millones de dólares, Ricardo Carloni, vice a cargo del poder, buscó un golpe de efecto. Rosario Central terminó último en la Zona 2 de la Copa de la Liga. Pareciera tener todavía un margen en la tabla de promedios (16 entre 28 clubes, descenderán los últimos dos). Un grupo de 70 socios de Central presentaron, de igual modo, un recurso de amparo en la Justicia para que se conozca el contrato con Tevez y Bragarnik. «No queremos que Central se transforme en una sociedad anónima», expresaron en una asamblea convocada en la puerta de la sede. Bragarnik, dueño del Elche de España, donde se permiten las sociedades anónimas, representa a 136 futbolistas y 29 técnicos. Y tiene presencia en 19 de los 28 clubes del fútbol argentino. Tevez-Bragarnik llegan con la promesa de jugadores. Ignacio Malcorra (Lanús) fue el primer refuerzo de una lista que se ampliará antes del 7 de julio, cuando cierre el libro de pases. Los socios se preguntan cuál es el costo para un club en crisis, cuyas divisiones inferiores son un campo fértil para negocios y negociados que alcanzan, según diversas investigaciones, hasta a la barra brava, liderada por Andrés «Pillín» Bracamonte.

Cuestión de cabezas
Tevez, al final, no desembarcó en Central con Carlos «Chapa» Retegui en su cuerpo técnico. El entrenador de hockey sobre césped, campeón mundial y olímpico con las selecciones masculina y femenina, no pudo dejar tan fácil el cargo de secretario de Deportes de la Ciudad de Buenos Aires. «Fue de la noche a la mañana», dijo. En la conferencia de prensa previa al debut, Tevez citó como referencia al italiano Antonio Conte, hoy en el Tottenham de Inglaterra, multicampeón en la Juventus con él. Carlos Bianchi, Óscar Washington Tabárez, Alfio Basile, Marcelo Bielsa, José Pekerman, Alex Ferguson, Roberto Mancini y Massimiliano Allegri son algunos de los entrenadores que dirigieron a Tevez. Experiencia acumulada, más allá de un título o un carnet, le sobra. Si absorbió ideas y moldeó su impronta es la incógnita. También cómo oficiará de líder, pero ya no como crack dentro de la cancha, sino como encargado de transmitir un mensaje y armar un equipo.
El desafío futbolístico entra en otra nube que rodea a Tevez, el costado político vinculado al macrismo, desde Mauricio Macri hasta Daniel Angelici, expresidentes de Boca. Si Angelici lo conectó con Bragarnik –y lo desconectó a Retegui–, Macri se molestó con Carlitos, a quien imaginaba como candidato de una fórmula presidencial en las elecciones de Boca en diciembre de 2023. «Esto es la desaparición de Central», advirtió Carlos Del Frade, diputado provincial santafesino por el Frente Social y Popular y excandidato a vicepresidente del club. «Central ha terminado reducido a una plataforma de negocios», agregó. Sea como fuera, Rosario Central volvió a apostar por un entrenador sin experiencia tras la salida de Leandro Somoza. La llegada de Tevez sacó de escena la licencia del presidente Rodolfo Di Pollina (enfrentado al vice Carloni, sufrió un problema cardíaco después de pintadas amenazantes en su casa) y al pedido de elecciones anticipadas de la oposición. A los 38 años, Tevez encarna ahora una ilusión. Él, como Central, también tiene un origen popular: Fuerte Apache. «Muchachos, yo soy la cabeza del grupo –dijo–. Lo demás, no importa. Acá es Carlos Tevez».


Roberto Parrottino