Deportes

La vuelta del Elefante

Luego de perder la final de 2013, Hindú Club se tomó revancha al obtener un nuevo título que reafirma su condición de equipo aguerrido y ganador de la última década.  
Rito. Los jugadores junto al símbolo que utilizan para celebrar sus éxitos deportivos. (Télam)

Querían a CUBA en la final. La derrota del año pasado aún repercutía en la cabeza de cada uno de los jugadores de Hindú, que necesitaban una revancha. La deseaban. Y se les dio. Los de Don Torcuato vencieron en la definición del torneo de la URBA Top 14 al rival con el que habían perdido en la misma instancia el año pasado. Fue una dulce venganza para Hindú, que festejó por octava vez en el campeonato de la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA). La campaña del campeón fue impecable. Hindú terminó primero en la tabla de posiciones de la etapa regular, en la que apenas sufrió una derrota en la fecha inaugural del certamen ante Belgrano. A partir de allí, no volvió a caer y demostró por qué es el equipo que marca el camino en el rugby de Buenos Aires en los últimos años. La primera posición le permitió a Hindú pasar directamente a las semifinales del torneo, donde se tuvo que enfrentar precisamente al duro Belgrano, el único que lo había superado. Fue victoria por 18-16 en un partido muy cerrado, que les dio a los de Don Torcuato la posibilidad de llegar a una nueva definición. Del otro lado del cuadro, el campeón defensor CUBA venía a pura victoria desde los cuartos de final, donde superó a Pucará por 21-9. En semis, la víctima fue La Plata RC, que había terminado segundo en la fase regular, pero nada pudo hacer frente al poderío de los de Villa de Mayo, que terminaron ganando 27-14 y asegurándose un lugar en la definición por segundo año consecutivo. La cancha del CASI fue el escenario de la gran final, que se disputó el sábado 25 de octubre. Los de Don Torcuato esperaron un año este partido, revivieron en sus cabezas una y otra vez la final de 2013 ante el mismo rival, y no querían dejar pasar nuevamente la oportunidad. Así, con ese convencimiento y una actitud avasallante, metieron a CUBA en su campo en los primeros minutos y aprovecharon cada chance que tuvieron de anotar. A los 2 minutos se produjo el try de Gonzalo Delpuy, una de las facetas en las que se suponía iba a dominar CUBA. Joaquín Díaz Bonilla metió la conversión, pero los de Villa de Mayo respondieron rápido con un penal de Bautista Güemes. Claro que Hindú estaba decidido a ganar el partido y poco le importó el descuento cubano. A los 7, un drop del Zorro Díaz Bonilla y a los 12 un try de Bautista Álvarez convertido otra vez por Díaz Bonilla ponía el 17-3 en el furioso arranque de Hindú. Sobre el final de la etapa, un penal de Díaz Bonilla (goleador del juego con 19) marcaba el lapidario 20-3, pero cuando parecía que la charla del descanso iba a ser tranquila para los de Don Torcuato, apareció Sebastián Médica para apoyar un try –convertido por Güemes– que renovaba las esperanzas de Universitario. Pese al empuje de CUBA, Hindú no se desesperó y continuó sumando en la segunda etapa gracias a los penales de Díaz Bonilla, hasta quedar 29-10 a 15 minutos del cierre del partido. Mientras los hinchas preparaban el Elefante –símbolo típico que utiliza Hindú para festejar los títulos– los de Villa de Mayo hicieron un último esfuerzo por quedarse con la final, pero el try de Federico Miranda no alcanzó. Fue 29-17 para Hindú, que festejó su octavo título en la URBA tras los conseguidos en 1996, 1998, 2006, 2007, 2008, 2009 y 2012, asentado en la destacada labor de sus referentes, la continuidad en su filosofía de juego y la garra que distingue al equipo desde hace varios años. El Top 14 de la URBA –así se denomina a la instancia donde 14 equipos definen el ganador de la temporada–, además de coronar a Hindú como campeón, clasificó a 7 equipos al renovado Nacional de Clubes 2015. Junto con los de Don Torcuato, CUBA, Belgrano, La Plata, Newman, Pucará y CASI participarán del torneo más federal del rugby argentino de clubes. ---Germán Esmerado