Deportes

Los caminos del gran apache

A los 30 años, el argentino atraviesa un destacado momento futbolístico en el calcio italiano. El debate sobre un posible regreso al Seleccionado, a meses del Mundial.  
Esa gambeta. Tevez sobresale en la actualidad como goleador en la Juventus. (AFP/Dachary)

Así como Lionel Messi, Sergio Agüero y Gonzalo Higuaín, otro argentino se está destacando en una de las ligas más importantes de Europa. Se trata de Carlos Tevez, el delantero de la Juventus líder de la liga italiana. El jugador nacido en Fuerte Apache es hoy el máximo goleador de la Serie A. Sus buenas actuaciones no pasaron desapercibidas en Argentina, dado que un sector del periodismo y de los hinchas reclaman su regreso al Seleccionado. La carrera de Tevez está marcada por grandes rendimientos en todos los clubes en los que jugó y también por varios conflictos. Carlitos debutó en Boca en 2001 y al poco tiempo ya era un ídolo. Un campeonato local, una Copa Libertadores y una Intercontinental, todos conseguidos en 2003 y con Tevez como figura, pusieron al Apache en la mira de los clubes más importantes. Su destino fue el Corinthians de Brasil, un club que por esos días estaba gerenciado por una empresa de capitales de dudosa procedencia manejada por el iraní Kia Joorabchian. En poco tiempo, Tevez se ganó el cariño de la «torcida» corinthiana, aunque la relación no terminó del todo bien. El Apache decidió pegar el salto al fútbol europeo. Allí lo esperaba el humilde West Ham inglés, al que el delantero argentino llegó con el torneo empezado y con el equipo muy comprometido con el descenso. En la última fecha, el jugador argentino convirtió el gol del triunfo ante Manchester United y salvó a su equipo de bajar de categoría. Apenas seis meses estuvo en el West Ham, ya que por irregularidades en su pase (otra vez el fantasma de Kia Joorabchian aparecía en escena) Tevez tuvo que abandonar el club y recaló en Manchester United, donde fue pieza clave para la obtención de seis títulos en apenas dos años. Pero su relación con Alex Ferguson, entrenador del equipo, no era buena, y terminó cruzando la vereda para vestir los colores del Manchester City, equipo donde jugó cuatro años en gran nivel pero en el que nuevamente tuvo varios cortocircuitos con su entrenador, el italiano Roberto Mancini.   De vuelta Esta temporada, Tevez firmó con Juventus, uno de los equipos tradicionales de Italia. La expectativa en Turín fue muy grande y Carlitos no tardó en pagar con goles. El día de su debut anotó un gol en el triunfo ante Lazio, lo que además significó su primer título en la Juve: la Supercopa de Italia. Desde su llegada, Tevez no para de cosechar elogios. Es el goleador del campeonato italiano, su equipo marcha puntero y se encamina al tricampeonato. El excelente presente del delantero argentino generó repercusiones en nuestro país, a raíz de un eventual retorno al Seleccionado Nacional. La historia de Tevez en la Albiceleste tiene tantos logros como conflictos. En 2003 el Apache estuvo en el centro de las miradas. Por una cuestión de calendario, debía optar entre jugar con Boca la final de la Copa Intercontinental y disputar el Mundial con la Selección Sub-20. Ese certamen juvenil, que estaba pautado para otra fecha pero que se pospuso, fue el argumento que esgrimió el club xeneize para retener al jugador. Boca ganó esa Copa, pero Tevez quedó marcado porque, en medio de los festejos del campeonato local (que también ganó el Xeneize) acompañó unos cantos de la hinchada contra la Selección. En 2004, Carlitos debutó con la Selección Mayor. Fue fundamental en el equipo que casi se queda con la Copa América (perdió la final con Brasil) y tuvo una actuación relevante en los Juegos Olímpicos de Atenas, en 2004, donde fue el goleador y ayudó a que Argentina se quedara con la medalla de oro, la primera del país en fútbol. En los años siguientes, Tevez fue convocado al Seleccionado Nacional en reiteradas oportunidades, y llegó a disputar los mundiales 2006 y 2010, jugando un total de 8 partidos y convirtiendo 3 goles. Pero el quiebre entre Carlitos y la Selección se dio en la Copa América 2011. Argentina, que fue local, quedó eliminada en cuartos de final ante Uruguay por penales (Tevez erró uno). El por entonces entrenador del seleccionado, Sergio Batista, no iba a convocar al Apache para el torneo, pero las presiones externas fueron fuertes y el director técnico finalmente decidió citarlo. Tras la eliminación, las críticas hacia Tevez, que no tuvo un buen desempeño, fueron muchas. Carlitos decidió renunciar a la Selección y, en varias oportunidades, remarcó que estaba contento con la decisión que había tomado. Incluso hasta habló de «etapa terminada». Pero este año, las voces para pedir la incorporación del  denominado «jugador del pueblo» al Seleccionado volvieron a surgir con fuerza. De todas maneras, las chances de que Alejandro Sabella lo convoque son pocas. Tanto el entrenador como los jugadores que hoy integran el plantel nacional se encargan siempre de remarcar lo bien que está «el grupo»; un grupo en el que Tevez, por su forma de ser, no encajaría de la mejor manera. Futbolísticamente, el aporte que Carlitos podría darle a la Selección es innegable, como también lo es que Sabella ya tiene en Lionel Messi, Sergio Agüero, Gonzalo Higuaín, Rodrigo Palacio y Ezequiel Lavezzi a los cinco delanteros que casi seguro llevará a Brasil. ---Germán Esmerado