Deportes

Los galácticos

Las principales competencias exhiben a varios argentinos con chances de coronarse. El Barcelona de Martino y Messi, en el centro de todas las miradas.  
Agüero. Figura del Manchester City, su equipo es candidato a ganar otra vez el torneo. (Glyn Kirk/AFP/Dachary)

Varios jugadores argentinos arrancaron la temporada en Europa con serias aspiraciones. En las principales ligas del Viejo Continente, donde los coletazos de la crisis financiera internacional parecerían no rozar al fútbol, hay al menos un argentino en equipos que son candidatos a ganar la liga de su país. La liga española quizás no es la mejor del mundo por la disparidad entre el Barcelona y el Real Madrid con el resto, pero aun así es la competición que más atención genera en el mundo debido a las estrellas que juegan en los dos gigantes. El Barça sorprendió al contratar a Gerardo Tata Martino como reemplazante de Tito Vilanova, quien tuvo que dar un paso al costado por una dura enfermedad. Si bien Martino viene de ganar el torneo Inicial con Newell’s en Argentina, pocos lo daban como una opción real para ocupar el banco del conjunto blaugrana. El factor que inclinó la balanza a favor del Tata fue Lionel Messi, quien recomendó su llegada. Pero la dirigencia del Barcelona no se quedó únicamente en el entrenador y salió a contratar a la joyita sudamericana del momento: el brasileño Neymar. El joven delantero proveniente del Santos llegó al club culé a cambio de una importante suma de dinero y promete ser un activo clave dentro del campo de juego. El Barça, con Messi como as de espadas, y que también contará con Javier Mascherano, volverá a ser favorito para revalidar el título en España y buscará reconquistar la Champions League, el título más importante a nivel clubes en Europa, hoy en manos del Bayern Munich alemán. Su rival en España será el Real Madrid, que ya sin el portugués José Mourinho en el banco, apostará por la experiencia del entrenador italiano Carlo Ancelotti. Sin Gonzalo Higuaín –transferido al Napoli–, todavía cuenta en su plantel con Ángel Di María, el zurdo que es clave en la Selección argentina y que se ganó un lugar en la Casa Blanca. El Real intenterá desbancar al Barcelona de la mano de su figura Cristiano Ronaldo. El resto de los equipos jugará por el tercer lugar, incluido el Atlético Madrid dirigido por Diego Simeone.   Mercado movido En Inglaterra hay varios equipos que arrancan como candidatos. Además del último campeón, Manchester United, que no tendrá en el banco de suplentes a Alex Ferguson por primera vez en 27 años, otros dos equipos aparecen como serios rivales a disputarle la corona. El primero es el Chelsea, que volvió a contratar a Mourinho como entrenador. El otro es el Manchester City, equipo donde Sergio Agüero es titular y una de las figuras rutilantes del conjunto ciudadano, que este año tendrá a un sudamericano como director técnico: el chileno Manuel Pellegrini, quien llega del Málaga y en Argentina dirigió a San Lorenzo y a River. En el City también está Pablo Zabaleta, lateral derecho de la Selección dirigida por Alejandro Sabella. Otra liga que ya dio el puntapié inicial fue la italiana. La Juventus, último campeón, apostó fuerte en el mercado de pases y trajo a Carlos Tévez, quien llega desde el Manchester City, y a Fernando Llorente, delantero del Athletic de Bilbao. El Apache, en su primer partido oficial, anotó un gol para el conjunto de Turín y ayudó a que su equipo se quedara con la Supercopa Italiana ante Lazio, el primer título de la temporada. Los competidores de la Vecchia Signora en Italia serán el Milan y el Inter, que para esta temporada contrató a Rubén Botta, Juan Pablo Carrizo y a Mauro Icardi, la nueva joya nacional, que elevan a 11 el número de argentinos en el plantel Nerazzurri.   Los euros franceses El país que está moviendo el mercado de pases esta temporada es Francia. Si bien el Paris Saint Germain (PSG) había dado algunos cimbronazos el año pasado con incorporaciones que hicieron mucho ruido, desde los nombres y desde las cifras, este año la Ligue 1 volvió a sacudir el mercado europeo. El PSG, de la mano de su dueño, el catarí Nasser Al-Khelaifi, una de las 100 personas más ricas del mundo, volvió a la carga y contrató al uruguayo Edinson Cavani, del Napoli, por 64 millones de euros. Cavani reforzará a un equipo que cuenta con los argentinos Javier Pastore y Ezequiel Lavezzi. El otro conjunto que apareció con fuerza, y muchos euros, es el Mónaco. Dmitry Rybolovlev, el magnate ruso dueño del equipo del principado, no tuvo ningún inconveniente en poner 105 millones de euros para traer a los colombianos Radamel Falcao, del Atlético Madrid, y a James Rodríguez, del Porto portugués. Los euros de Rybolovlev también sirvieron para comprar a Sergio Romero, el arquero de la Selección argentina, quien se encontrará en el Mónaco con su compatriota Lucas Ocampos. La inyección financiera del PSG y del Mónaco ayudó a otros clubes europeos, como por ejemplo el Napoli, que con la plata conseguida por Cavani, contrató a Gonzalo Higuaín, el delantero argentino del Real Madrid. Mientras en Argentina la AFIP se pone firme con el origen del dinero de los clubes, en Europa el show del fútbol debe seguir, y parece que a los dirigentes de las ligas y a las federaciones de los países del Viejo Continente, mucho no les interesa de dónde vienen los euros, siempre y cuando sirvan para mejorar el espectáculo. ---Germán Esmerado