Deportes

Otras vueltas

Gimnasia y Esgrima La Plata y Olimpo de Bahía Blanca regresan a Primera fruto de esfuerzos colectivos, regularidad y nombres que marcaron la diferencia en tramos clave.  
Festejo tripero. Troglio, conductor de un lobo platense que retorna a la A
tras dos años. (DYN)

Dos años debieron pasar para que Gimnasia volviera a Primera División. Uno de los históricos de la máxima categoría regresa luego de dos temporadas en las que debió reacomodarse institucionalmente y armar un equipo que le permitiera volver a Primera. De la mano de Pedro Troglio, el Lobo realizó una gran campaña y consiguió el ascenso cuatro fechas antes del final del torneo. Gimnasia no la pasó bien en los últimos años. Los problemas económicos e institucionales se trasladaron al plano futbolístico, en el que el Lobo debió transitar por tres promociones consecutivas para finalmente terminar bajando en la última, hace dos años, cuando San Martín de San Juan lo condenó al descenso. Tanto jugar con fuego, el Lobo se terminó quemando. Las dos promociones en 2008/09 y 2009/10 fueron un presagio de lo que ocurrió al año siguiente. Luego de un mal comienzo en aquella temporada 2011/12, con Osvaldo Ingrao como entrenador, en la que llegó a estar en puestos de descenso a la B Metropolitana, el Lobo contrató a Pedro Troglio, vieja gloria del club. Si bien no pudo conseguir el ascenso, Troglio realizó una buena segunda mitad de temporada y sentó las bases para la siguiente. El martes 28 de mayo, Gimnasia debió visitar a Instituto de Córdoba en el renovado estadio Mario Alberto Kempes. Lleno, y 10.000 hinchas del Lobo presentes, el conjunto platense ganó 2-0 con goles de Facundo Pereyra y Oliver Benítez, y rubricó la vuelta a Primera. El Lobo estuvo en puestos de ascenso durante casi todo el torneo, con la salvedad de cuatro fechas a mitad de temporada, lo que habla del buen andar que tuvo el equipo durante el año. Los pilares del ascenso de Gimnasia fueron el arquero Fernando Monetti, de excelente nivel y hasta considerado uno de los mejores del país en su puesto; Osvaldo Barsottini, un defensor central de gran experiencia; Omar Pouso, el capitán y líder del equipo; y el goleador, Facundo Pereyra. Además de Gimnasia, otro equipo que vuelve a Primera División es Olimpo de Bahía Blanca. El Aurinegro logró su cuarto ascenso en apenas 11 años, tras los conseguidos en 2002, 2007 y 2010. El caso de Olimpo es peculiar. Es difícil encontrar un equipo con tantos ascensos y descensos entre las mismas categorías en tan pocos años. Eso habla bien de un club que no hipoteca su futuro intentando mantener la categoría y no dramatiza tanto el descenso. Si baja, al año siguiente se rearma y vuelve a intentar volver a la máxima categoría, tal es el caso actual. Los bahienses descendieron la temporada pasada y menos de un año después ya sellaron su vuelta a Primera. Olimpo, que tuvo una pésima última temporada en la A en 2011/12, había contratado a Walter Perazzo para que intentara el milagro de la salvación, cosa que finalmente el ex entrenador de la Selección Argentina Sub-20 no pudo lograr. De todas maneras, el club apostó por la continuidad de Perazzo y, tras una buena temporada en la B Nacional, el Aurinegro vuelve a Primera División. Con un plantel escaso en figuras, Olimpo se basó principalmente en un juego de equipo y una gran regularidad. Entre los jugadores a destacar se puede nombrar al arquero, Nereo Champagne, proveniente de San Lorenzo, y a Gustavo Bou, el delantero surgido de las inferiores de River, que es el goleador de los bahienses. El conjunto dirigido por Perazzo se posicionó en puestos de ascenso en la décima fecha y nunca los abandonó hasta conseguir la vuelta a Primera, consumada tres fechas antes del final del campeonato tras el empate de Sarmiento de Junín. Con los regresos de Olimpo, y especialmente los de Rosario Central y Gimnasia, la Primera División recupera equipos históricos que, por deficientes resultados deportivos y, en algunos casos, por mala administración dirigencial, debieron bajar a la segunda categoría.