Deportes

Pista de leyenda

A los 33 años, Lewis Hamilton cerró su mejor temporada: con 11 grandes premios ganados sumó la quinta corona e igualó a Juan Manuel Fangio. Su próximo reto será alcanzar el récord de Michael Schumacher. Intereses fuera del automovilismo.


Pisa el acelerador. El piloto inglés suma triunfos para la escudería Mercedes Benz. (MASON / GINA / AFP / DACHARY)
 

Desde el momento en que Lewis Hamilton irrumpió en la Formula 1, en 2007, buena parte del ambiente automovilístico lo señaló como la gran esperanza, un piloto destinado a dejar una huella grande en la categoría. No les faltaba razón. Once años después, el conductor inglés pasó de ser el ganador más joven de la historia a transformarse en pentacampeón. Un logro de alto impacto teniendo en cuenta que igualó la cantidad de títulos del argentino Juan Manuel Fangio, ícono de la disciplina, y superó a otros nombres pesados de la F1 como Alain Proust y Sebastian Vettel –su principal rival en el presente– que ostentan 4 coronas. Más atrás aparecen figuras de la talla de Niki Lauda, Nelson Piquet y Ayrton Sena, lo que realza la conquista del inglés.
De fuerte personalidad, Hamilton conquistó el campeonato 2018 en el Gran Premio de México, a fines de octubre, dos fechas antes del final de la temporada. A bordo de su Mercedes, la escudería con la que ganó cuatro de sus trofeos (la otra fue con McLaren), mostró su técnica y capacidad de conducción para imponerse en 11 de las 21 carreras del calendario, llegar a la cifra de 73 GP ganados y alcanzar otro hito: al sumar 408 puntos en el campeonato, destronó a Vettel, que tenía el récord de puntos (393) por su desempeño en 2013. Existe otro dato, vinculado con el duelo de marcas, el otro gran atractivo de la fórmula 1. Con Hamilton como as de espadas, Mercedes obtuvo por quinto año consecutivo la copa de constructores y volvió a frustrar Ferrari, la célebre escudería que no obtiene esta distinción desde 2008.
Estos logros ubican al inglés en el mejor momento de su carrera en cuanto a su destreza de manejo y su madurez deportiva. Dos atributos que le permitieron el objetivo central que se propuso antes del inicio del certamen: alcanzar a Fangio. «Para nosotros, los pilotos de hoy, Fangio es como el padrino. Cuando él consiguió el quinto título debió haber sido algo increíble, por eso ahora igualarlo es especial», sostuvo en tierra azteca.

Alto perfil
Como otras grandes estrellas del deporte mundial, Hamilton desata polémicas por su carisma y un estilo que no siempre responde a las demandas de su público y al ambiente en el que desarrolla su actividad. Es que la vida de Lewis se asemeja más a la de un futbolista que a la de ese lord inglés que muchos pretenden que asuma. Así, sobresale por prendas llamativas, sus aros de diamantes y cadenas de oro, pero también por proyectos o intereses que trascienden al automovilismo.
 Uno de ellos es su costado artístico. Por caso, Hamilton apareció en dos películas taquilleras como Cars 3 y Zoolander 2 y participó como colaborador en el último disco de la cantante Cristina Aguilera. A ello se suma su trabajo como diseñador: sin ir más lejos, ya presentó una colección de ropa para Tommy Hilfiger, empresa reconocida estadounidense, y prepara nuevas iniciativas en este rubro. Todas actitivades que realiza mientras sigue ganando campeonatos en la Fórmula 1, lo que soñó desde los cinco años cuando le regalaron su primer karting. Quien se lo dio fue Anthony Hamilton, su papá, el hombre que siempre estuvo a su lado hasta 2010, año en que dejó de trabajar como su mánager. La decisión de independizarse fue para preservar el vínculo, según contó Lewis.
Entre los desafíos deportivos, el piloto de 33 años apunta a mantenerse en la élite y, aunque evite decirlo, alcanzar la cantidad de títulos del alemán Michael Shumacher, el conductor más ganador de la Fórmula, con siete coronas. Se trata de una meta para nada imposible teniendo en cuenta que su contrato con Mercedes expira a fines de 2020, está en su nivel más alto desde su debut y, sobre todo, muestra hambre de gloria. No obstante, es consciente de que el retiro no está lejos, por lo que ya evalúa el futuro. «Quiero ser diseñador de moda y viajar al espacio. Es un sueño un poco loco, pero me gustaría», dijo, para sorpresa de muchos, después de su última consagración. Viaje o no, en la tierra ya está a la altura de los más grandes pilotos de todos los tiempos.